Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2011 12:00:00 AM

Murió Kim Jong-il, el líder de Corea del Norte

En un emotivo discurso leído en la televisión nacional de esa nación asiática se confirmó la muerte del líder de ese país, a causa de "fatiga física" durante un viaje en tren. El más probable heredero sería su hijo menor, Kim Jong-un, que tendría unos 29 años.

Kim Jong il, el enigmático líder norcoreano que gobernó su empobrecido país con puño de hierro mientras desarrolló un programa nuclear armamentista, ha muerto. Tenía 69 años. 

El dictador murió el pasado sábado 17 a las 08.30 hora local (23.30 GMT del viernes) a causa de "fatiga física" durante un viaje en tren, según un despacho de la cadena norcoreana recogido por la agencia surcoreana Yonhap.

Kim Jong-il, de 69 años, había sufrido una apoplejía en agosto de 2008 y desde entonces había numerosos rumores sobre su estado de salud.

"Nuestro querido líder Kim Jong-il falleció el sábado 17 a las 8.30 de la mañana mientras viajaba para realizar sus funciones de liderazgo", dijo, entre lágrimas y con traje de luto, la presentadora del canal norcoreano.

La KCTV detalló que Kim "falleció de un gran esfuerzo mental y físico" durante un viaje en tren.

En el último año se ha consolidado como el más probable heredero del fallecido líder su hijo menor, Kim Jong-un, que se cree tiene 29 años y fue nombrado general de cuatro estrellas y vicepresidente de la Comisión Militar Central del Partido de los Trabajadores en 2010. 

Kim pese a su supuesta desmejorada salud, parecía relativamente vigoroso en fotos y videos de recientes viajes a China y Rusia, y en numerosos viajes por todo el país cuidadosamente documentados por la prensa estatal. Al mandatario le gustaban los cigarros y el coñac, y se cree que había sufrido diabetes y enfermedades cardíacas.

Impredecible, elocuente, fanático del cine y amante de la buena cocina, Kim era famoso por haber heredado el poder tras la muerte de su padre, pero poco se conocía de su vida diaria.

En el extranjero, muchos consideraban al rechoncho Kim un dictador despiadado que buscaba producir armas atómicas mientras su pueblo se muere de hambre. Pero en el país, la prensa estatal elogiaba al "Querido Líder" como un general prodigioso y la "Estrella Guía del siglo XXI".

El retrato de Kim está colgado junto al de su padre en los hogares y edificios públicos norcoreanos, y sus escritos, mayormente elogios de la grandeza de su padre y llamados a la defensa del socialismo, son reportados y difundidos a diario por los medios electrónicos.

Los detalles biográficos sobre Kim son escasos. El líder norcoreano pocas veces aparecía en público y su voz era escuchada en escasas ocasiones. Pero desertores de Corea del Norte lo describían como un orador elocuente e incesante, principalmente ante unidades militares que forman la base de su apoyo.

El esquivo Kim asumió el poder en 1994 luego de la muerte de su padre, Kim Il Sung, el dictador y fundador del país. Fue la primera transferencia hereditaria de poder en un país comunista, y ambos Kim son venerados en un profundo culto a la personalidad implementado por el régimen, que no tolera disenciones.

Kim Jong Il se centró en las fuerzas armadas en su credo político, dedicando gran parte de los escasos recursos del país a sus tropas: el Ejército del Pueblo, que con 1,1 millones de miembros es la quinta mayor fuerza militar en el mundo.

Esa política se reflejó claramente en los esfuerzos de Kim por producir armas nucleares, que culminaron con la primera prueba atómica norcoreana en octubre del 2006.

Corea del Norte sufrió hambruna y pobreza a mediados de la década de 1990 y se piensa que hasta dos millones de personas murieron después que se perdió la ayuda soviética, lo cual fue exacerbado por desastres naturales y métodos agrícolas anticuados.

Kim culpaba de los problemas a potencias extranjeras, y el país transmite a diario propaganda contra Estados Unidos y Japón.

Su imagen es conocida en todo el mundo: de corta estatura y regordete, usaba zapatos de plataforma y llevaba el cabello peinado hacia arriba para parecer más alto. Su vestuario solía consistir en trajes de kaki y gafas oscuras.

Se dice que era un fanático del cine y poseía unas 20.000 películas extranjeras. Al parecer produjo varias películas, mayormente epopeyas históricas con tono ideológico.
 
Poco después del anuncio norcoreano, en Seúl el Ejército de Corea del Sur declaró la alerta ante la muerte del líder del país vecino, mientras el Gobierno surcoreano estableció un plan de emergencia.
 
AP y EFE
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.