Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/20/2008 12:00:00 AM

Nicaragua está en vilo

;
BBC
Las principales vías de Managua fueron ocupadas por miles de simpatizantes sandinistas, quienes le exigen al Consejo Supremo Electoral (CSE) la pronta publicación de los resultados finales de unas polémicas elecciones municipales. Decenas de buses provenientes de varios departamentos del país se encargaron de trasladar a la capital a cientos de simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), los que afirman no se moverán de las calles hasta que el CSE oficialice su victoria.

Según cifras preliminares del tribunal electoral, el FSLN habría obtenido la victoria en 106 de las 146 municipalidades donde se celebraron comicios para elegir autoridades locales el pasado nueve de noviembre.

Pero la oposición no reconoce los resultados y ha denunciado un fraude.
Hasta el momento la concentración sandinista ha transcurrido de forma pacífica, en contraste con los eventos del pasado martes, cuando centenares de simpatizantes del FSLN impedieron por la fuerza una marcha de protesta convocada por la oposición.

En los sucesos, dos periodistas resultaron heridos y un vehículo perteneciente a un canal de televisión completamente destruido, mientras comercios e instituciones públicas se veían obligados a cerrar temprano sus puertas para evitar verse afectados por la violencia que envolvió a la capital.

"Incompetencia"

"Estamos siendo víctimas de la incompetencia en el manejo del poder y la autoridad" le dijo a la BBC Aleyda Vargas, administradora de una pequeña tienda de bisutería ubicada en el complejo comercial de Metrocentro, víctima frecuente de las protestas post-electorales por su cercanía a las instalaciones del Consejo Supremo Electoral.

"Por un lado está la Policía, que ha brillado por su ausencia. Y luego están las fuerzas partidarias, manejadas por líderes sin visión de nación... Lo que están haciendo es acabar con el país" dijo Vargas.

"Las ventas están pésimas. Ojalá todo regrese pronto a la normalidad", se quejó.
Pero como casi todos los días desde hace dos semanas, Metrocentro, importante zona comercial, tuvo que cerrar sus puertas desde horas de la tarde, en este ocasión para evitar problemas por la concentración sandinista frente a las instalaciones del tribunal electoral.

Y si el CSE tarda en pronunciarse oficialmente, las cosas podrían tomar un tiempo antes de volver a la normalidad. Sin embargo, Efrén Fullerton Rocha, confía en que por lo menos no se vaya a repetir la violencia del martes.

"Cuando unos provocan, es que los otros se tienen que defender", explica este vendedor ambulante que desde hace varios años ha hecho de un semáforo próximo a Metrocentro su lugar de trabajo habitual.

Y por el momento no está prevista ninguna "provocación liberal", que es como Rocha se refiere a las actividades de protesta del PLC. Efectivamente, la mayor parte de los hechos violentos registrados en las últimas semanas ha tenido como objeto impedir manifestaciones del opositor Partido Liberal.

Y en esas circunstancias, la oposición parece haber optado por llevar su lucha a la Asamblea Nacional.

Un anteproyecto de ley que pretende la anulación de los comicios podría ser sometido al parlamento en los próximos días. Pero con miles de simpatizantes sandinistas en las calles que se han declarado listos para defender su victoria, eso, más que una solución definitiva, podría resultar en todavía más violencia.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.