Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2008/11/10 00:00

Nicaragua: Oposición rechaza cómputos de elecciones municipales

Nicaragua: Oposición rechaza cómputos de elecciones municipales

MANAGUA (AP) _ La alianza Partido Liberal Constitucionalista (PLC) rechazó el lunes los cómputos preliminares informados por las autoridades electorales que dan como ganador de las elecciones municipales en todo el país al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

El presidente del Consejo Supremo Electoral anunció en un segundo informe preliminar emitido en la madrugada que la alianza sandinista ganaba las elecciones municipales con el 50% de los sufragios contra el 42% de la coalición opositora escrutadas el 39% de las Juntas Receptoras de Voto (JRV) en 137 de los 146 municipios del país.

Informó, además, que el ex tricampeón mundial de boxeo Alexis Argüello, candidato a la alcaldía de Managua por la alianza sandinista, tenía una ventaja de 52,21% de los votos contra el 45,29% del candidato liberal, Eduardo Montealegre, cuando se había escrutado el 21,36% de las JRV de la ciudad.

Rivas, dijo que los datos correspondían a un recuento concluido el domingo a la medianoche, seis horas después del cierre de las urnas.

Luego del anuncio los sandinistas salieron en caravanas a las calles a celebrar, pero Montealegre proclamó el triunfo de su coalición y felicitó a sus rivales "por celebrar su derrota".

Montealegre dijo que el CSE sólo computó en sus informe las actas en las que ganaba el FSLN y por lo tanto "no puede declararse ganador hasta que se cuenten todas las actas".

Sobre los cómputos de Managua aseguró que, según el 40% de las actas de votación que mostró a los periodistas, su partido ganó con más del 50% de los votos.

Presentó a un experto en Centros de Cómputos a quien identifico como Oswaldo Arteaga, quien se mostró "asombrado por los resultados del CSE", pues según su revisión de las actas de votación el PLC ganaba en 52 municipios y 10 cabeceras departamentales del país.

Montealegre acusó al CSE de "ser manipulado" por el presidente Daniel Ortega. El CSE está integrado por siete magistrados propietarios y tres suplentes, liberales y sandinistas, pero éstos últimos son mayoría.

El vocero de la alianza del PLC, Leonel Teller, calificó el anuncio de Rivas como "una infamia degenerada, un asesinato contra la democracia". Según dijo, su partido aventajaba a los sandinistas con un 10% de los votos.

Mientras votaba la tarde del domingo, Ortega acusó a los medios locales de realizar una "campaña abierta" contra Argüello, creando "inseguridad" y tratando de "boicotear" los comicios. Los llamó a contribuir con "la paz y la estabilidad".

Rivas había pronosticado una abstención del 53 ó 54%, o sea un 45 ó 46% de participación del 70% del padrón electoral de 3,8 millones de votantes.

Durante los comicios, los liberales denunciaron que ocurrían numerosas anomalías en muchas de las mas de 11.000 Junta Receptoras de Votos (JRV), pero Rivas señaló que se trataba de "hechos aislados" y que "todo funcionaba con normalidad con raras excepciones".

Rivas negó la acreditación a 30.000 observadores del grupo local Etica y Transparencia (E y T) que había participado en elecciones anteriores, los que se vieron obligados a realizar su trabajo fuera de los recintos de votación.

Tampoco invitó a conocidos observadores locales e internacionales de la OEA y el Centro Carter, pero acreditó a 90 del organismo denominado Consejo de Expertos Electorales de América Latina al que la oposición declaró "non gratos".

Ortega dijo "desconfiar de la OEA" y de los observadores locales "porque son financiados por fuerzas externas".

Unos 8.000 efectivos del ejército y más de 12.000 policías fueron desplegados para garantizar la tranquilidad de los comicios, los cuales estuvieron precedidos por actos de violencia durante la campaña electoral.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.