Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/30/2013 12:00:00 AM

El niño colombiano que le quitó la silla al Papa

El niño se subió a la tarima, lo abrazó, besó la cruz de la cadena en su cuello y se sentó en su silla durante todo el evento.

La Plaza de San Pedro en el Vaticano fue el escenario de una de las imágenes más tiernas de los últimos días. Mientras el papa Francisco pronunciaba un discurso el domingo pasado, un niño se subió a la tarima y lo abrazó.

De inmediato las miradas de todos los asistentes a la Segunda Jornada de la Familia pasaron del papa al niño.

El pequeño, al que han llamado ‘Carlos’ para proteger su identidad, es de origen colombiano pero fue adoptado junto a su hermano biológico por una familia católica italiana.

El menor de aproximadamente seis años se acercó al Sumo pontífice y además de abrazarlo, agarró la cruz que colgaba de su cuello y la besó. Como es costumbre en el papa, el acto no lo molestó en lo más mínimo y respondió al gesto con una gran sonrisa, sobándole la cabeza y haciendo un amable gesto de sorpresa.

El niño no quiso volver a su lugar, se negó a apartarse del papa e intentaba apartar a las demás personas que se disponían a saludar al máximo líder de la Iglesia Católica. Ni siquiera el ofrecimiento de unos dulces fue suficiente para convencer al niño de bajar de la tarima.

Cuando Francisco convenció al niño de que se sentara, este se sentó en la silla del pontífice mientras él seguía con su discurso.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.