Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/4/2000 12:00:00 AM

“No es posible la paz con Arafat”

A pesar de los esfuerzos por detener la violencia en Palestina, la sangre sigue corriendo. SEMANA entrevistó a Pinchas Avivi,uno de los negociadores israelíes

Pinchas Avivi es director general adjunto del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel y ha sido miembro de las comisiones de negociación con los palestinos. Estuvo en Bogotá como parte de una gira para explicar la posición de su país ante el conflicto y SEMANA lo entrevistó.

SEMANA: ¿El proceso de paz en el Medio Oriente está muerto?

Pinchas Avivi: No está muerto, más bien está enfermo. El proceso de paz no puede morir por una razón muy simple: es como si nosotros estuviéramos destinados por la eternidad a vivir con los palestinos en el mismo apartamento de un edificio. Uno no puede vivir en estas circunstancias sino se llega a un acuerdo justo con los dos lados.

SEMANA: ¿Pero ustedes creen que existe voluntad de paz en los palestinos?

P.A.: Yo tengo muchas dudas. La gente se viste de acuerdo a como se siente. Nuestro primer ministro, Ehuf Barak, que es un héroe militar, cuando empezó la vida política encaminada hacia la paz comenzó a vestir trajes. En cambio Yasser Arafat nunca ha dejado su vestimenta militar. Y creo que Arafat no tiene la autoridad necesaria para alcanzar la paz. Yo fui testigo personalmente de la reunión de agosto en Camp David. Créame que las partes estaban a cinco segundos de firmar un acuerdo entre países. Llegó el novio Barak, llega la juez Madeleine Albright y la novia no viene, toda la noche la están buscando y en la mañana resulta que todo el mundo se fue a dormir… No firmó el papel que acordó. Dos semanas después las dos partes llegaron a un acuerdo para parar las hostilidades. ¿Qué hizo Barak? Ordenó a las fuerzas armadas de Israel cesar el fuego inmediatamente. Y Arafat no hizo nada

SEMANA: Las protestas de los palestinos se deben, también, de alguna manera, a que la parte israelí nunca ha cumplido del todo por su parte de los acuerdos de paz…

P.A.: Eso lo reconozco. Pero vale la pena que vean un casete donde se enseña a niños de 10 u 8 años a odiar. Y nosotros hemos visto cómo los líderes religiosos en la mezquita dicen que hay que matar a cada judío, no sólo a los soldados o a los israelíes. Entonces nosotros decimos: ¿Usted quiere que partamos terreno? Dejen de enseñar a odiar y dejen de arriesgar de una manera cínica la vida de niños pequeños. Y la violencia no es parte legítima de una negociación. Hay que crear mecanismos para crear confianza. Y la confianza está destruida.

SEMANA: Muchos, incluso en la ONU, condenan el uso desmedido de la fuerza por parte de los israelíes.

P.A.: Nosotros no somos responsables porque los niños estén en la línea de fuego. Y siempre que hemos atacado con misiles advertimos antes para que la gente evacue y no haya víctimas.

SEMANA: Pero evidentemente el proceso se descarriló por cuenta de la visita del señor Sharon a la explanada de las mezquitas. Y si Sharon forma parte del gobierno no se ve la forma de revivir el proceso de paz.

P.A.: Lo que pasa es que Sharon tiene otra forma de ver la paz con los palestinos. Pero la responsabilidad de lo que está pasando no es de él, sino de Arafat.

SEMANA: ¿Pero es posible, en su concepto, hacer la paz con Arafat? ¿Puede ser un socio confiable?

P.A.: Yo soy pesimista acerca de eso. Creo que hay otros líderes con los que podría ser posible. Pero no con Arafat.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.