Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/8/2013 12:00:00 AM

“Nos hemos acostumbrado al sufrimiento de los otros”

El Papa Francisco denunció la "indiferencia global" ante la tragedia de la inmigración, en su visita a la isla italiana de Lampedusa.

El Papa viajó este lunes a la isla italiana de Lampedusa, la "puerta de Europa" de los inmigrantes indocumentados que buscan en el continente un futuro mejor, para llorar por quienes perdieron la vida en las travesías y denunciar la "globalización de la indiferencia" ante esas tragedias.

Francisco, en su primer viaje como pontífice, lanzó una corona de flores al mar en homenaje a los muertos, se reunió con numerosos inmigrantes alojados en la Lampedusa, distante 113 kilómetros de las costas de África, e hizo un llamamiento "para que se despierten nuestras conciencias y para que tragedias como las ocurridas no se vuelvan a repetir".

El Papa denunció "la crueldad que hay en el mundo, en nosotros y en aquellos que en el anonimato toman decisiones socio-económicas que abren el camino a dramas como estos" y también a los traficantes que se aprovechan de la pobreza de los inmigrantes.

Las muertes, hace una semana, de siete norteafricanos que trataban de llegar a las costas italianas encaramados a las nasas de un pesquero tunecino, que fueron cortadas por los tripulantes, ha afectado al Papa, y según dijo ante las 10.000 personas que asistieron a la misa que ofició en Lampedusa, se le "han clavado como una espina en el corazón".

Francisco decidió que tenía que viajar a esa isla para mostrar su "solidaridad y cercanía" y en una fuerte homilía denunció la "globalización de la indiferencia" que hace que el hombre no se sienta responsable de las muertes de los inmigrantes que pierden la vida en las travesías y quienes buscan un futuro mejor.

"Inmigrantes muertos en el mar, en esas barcas que en vez de ser un vía de esperanza se convirtieron en un camino de muerte", afirmó el Papa, quien añadió que el hombre actual embebido en la cultura del bienestar, "que nos lleva a pensar en nosotros mismos, nos hace insensibles al grito de los otros".

"Nos hace vivir en una pompa de jabón, que son bonitas, pero no son nada más, son la ilusión de los fútil, de lo provisional, que lleva a la indiferencia hacia los otros, lleva a la globalización de la indiferencia", agregó.

El Papa argentino añadió que "nos hemos acostumbrados al sufrimiento de los otros, no nos afecta, no nos interesa, no es cosa nuestra".

Echando mano de la comedia del escritor español Lope de Vega Fuente Ovejuna, en la que todo el pueblo de esa localidad cordobesa se adjudica la muerte del gobernador tirano, dijo que "todos los hombres y ninguno" se hacen responsable de las tragedias de la inmigración.

"¿Quien es el responsable de la sangre de estos hermanos. Ninguno. Todos respondemos: yo no he sido, yo no tengo nada que ver, serán otros, pero yo no. Hoy nadie se siente responsable, hemos perdido el sentido de la responsabilidad fraterna, hemos caído en el comportamiento hipócrita", denunció.

El pontífice advirtió que esa globalización de la indiferencia "nos hace a todos innombrables, responsables sin nombre y sin cara".

Francisco manifestó que la sociedad actual se ha convertido en una sociedad que ha olvidado llorar, "llorar por las personas que han muerto en las barcas hundidas en el mar, por las jóvenes madres que llevaban a sus hijos".

"Pidamos al Señor que nos dé la gracia de llorar por nuestra indiferencia, por la crueldad que hay en el mundo", dijo el Papa, quien también pidió perdón por "todos aquellos que con sus decisiones a nivel mundial han creado situaciones que conducen a estos dramas".

La Eucaristía la celebró sobre un altar construido con un vieja barca y a la misma asistieron inmigrantes musulmanes, a quienes dijo que la Iglesia está a su lado.

La visita a Lampedusa duró medio día. Francisco llegó, coincidencialmente, poco después de que una barcaza con 166 inmigrantes indocumentados llegó al puerto.

El Papa quiso darle un carácter sobrio. Lo primero que hizo fue lanzar al mar la corona de flores en memoria de los cerca 20.000 inmigrantes que, se calcula, han perdido la vida en el mar en su intento por llegar a Europa, en las dos últimas décadas.

Después se reunió con medio centenar de inmigrantes, entre ellos mujeres y niños, quienes pidieron que Europa les ayude.

"Hemos huido de nuestro país por motivos políticos y económicos. Para llegar a este lugar hemos superados muchos obstáculos, hemos sido robados por traficantes, hemos sufrido mucho hasta llegar aquí", le dijo un joven inmigrante, quien le entregó una carta.

Durante la visita, el Papa uso un "jeep" prestado por un vecino de la isla.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.