Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/26/2011 12:00:00 AM

Obama llama a la innovación para salir de la crisis

El presidente de EE.UU. dijo en su mensaje al Congreso que el país sólo podrá resolver sus problemas económicos con inversión en educación y tecnología, y que sólo firmará TLC que beneficien a los trabajadores estadoundenses.

;
BBC
Barack Obama se presentó este martes ante el Congreso y ante los estadounidenses como un presidente que aspira a las soluciones “bipartidistas” que permitan al país crecer económicamente, generar trabajos y mantener el liderazgo internacional.

En su discurso anual sobre el Estado de la Unión, Obama planteó que el desafío es balancear los déficits de las cuentas públicas, pero sin descuidar la inversión en investigación, infraestructura y tecnología que permitirán al país lograr lo que llamó “el momento Sputnik”, en referencia al primer satélite artificial puesto en órbita.

“Medio siglo atrás, cuando los soviéticos nos ganaron en el espacio con el lanzamiento de un satélite llamado Sputnik, no teníamos idea como los derrotaríamos en la luna. La ciencia no estaba allí todavía. NASA todavía no existía”, recordó Obama.

Avanzar juntos

El discurso presidencial no tuvo la tradicional estructura de logros y objetivos, como habían advertido previamente voceros gubernamentales, quienes aclararon que no sería una “lista de mercado” sino la presentación de un marco político para el trabajo futuro.

“Lo que está en juego no es quién gana la próxima elección (…) Se trata de si podemos sostener el liderazgo que ha hecho de EE.UU., no simplemente un punto en el mapa, sino una luz en el mundo. Estamos destinados al progreso”, dijo Obama.

“Avanzaremos juntos o nos estancaremos, ya que los desafíos que enfrentamos son más importantes que un partido y más importantes que la política”, afirmó el presidente quien destacó el cambio que se ha operado en el mundo.

“Las reglas han cambiado (…) En una sola generación, las revoluciones tecnológicas han transformado nuestra forma de vivir, trabajar y hacer negocios. Las siderúrgicas que alguna vez necesitaban 1.000 trabajadores ahora pueden hacer el mismo trabajo con 100”.

El mandatario destacó como “China e India se dieron cuenta de que con algunos cambios propios, podían competir en este nuevo mundo”, pero pidió no desanimarse y recordar la productividad de los trabajadores estadounidenses y la calidad del sistema educativo nacional.

La orden del día

“Pero después de invertir en investigación y educación, no sólo superamos a los soviéticos, desatamos una ola de innovaciones que crearon nuevas industrias y millones de nuevos trabajos”, afirmó Obama.

En un discurso que fue definido por la Casa Blanca como “una visión de futuro”, Obama propuso pocas medidas concretas, aunque dijo estar dispuesto a recibir ideas de la oposición para mejorar cosas como la polémica nueva ley del sistema de salud.
El tono del discurso presidencial buscaba cimentar la base construida con su alocución en Tucson, dos semanas atrás, cuando el presidente se presentó como un factor de unidad, algo que parece haberle ayudado a remontar en las encuestas de popularidad.

Siguiendo con ese espíritu, los congresistas no se sentaron en los tradicionales bloques enfrentados, sino que muchos de ellos aceptaron ocupar puesto al lado de algún colega del partido contrario.

Algunos destacan cómo al referirse al momento Sputnik, Obama también trató de revivir el ánimo que insufló a los estadounidenses el asesinado presidente John Fitzgerald Kennedy en tiempos de la Guerra Fría y su expresión tecnológica: la carrera espacial.

De hecho, el jefe del Consejo de Asesores de la Casa Blanca, Austan Goolsbe, dijo en un encuentro con la prensa hispana poco antes del discurso presidencial, que Obama tratará de llevar la inversión en investigación y desarrollo “a los niveles más elevados desde el gobierno de Kennedy”.

“Debemos crecer, debemos competir y de esa manera vamos a generar trabajos. Esa es la orden del día y de la década”, aseguró Goolsbee.

Las diferencias

El presidente Obama planteó el reto del trabajo bipartidista en áreas específicas, como recortes presupuestarios, reforma impositiva y hasta “mejoras” en la ley del sistema de salud, la que los republicanos revocaron “simbólicamente” la semana pasada en la Cámara de Representantes.

Obama advirtió que “para ganarnos el futuro hay que asegurarnos de no agobiarnos con una montaña de deudas” y reconoció lo “insostenible” que es para el gobierno gastar más de lo que se recauda.

La propuesta de congelar el gasto nacional por los próximos cinco años para reducir el déficit en US$400.000 millones en la próxima década, fue considerada insuficiente por los republicanos y algunos demócratas de los llamados “físcalmente conservadores”, a juzgar por el tibio aplauso con el que recibieron la idea.

Otra propuesta fue la de reformar el código tributario, que, según algunas empresas, aleja a las industrias de un país que tiene una de las tasas corporativas más altas del mundo industrializado.

El presidente se mostró dispuesto a “mejorar” la ley del sistema de salud, su política más importante” aunque rechazó “regresar a los días en que las aseguradoras podían negarle cobertura a alguien debido a una enfermedad preexistente”.

Respuesta republicana

oco después de terminado el discurso presidencial, se presentó la tradicional respuesta de la oposición, que estuvo a cargo del representante Paul Ryan, uno de los nuevos líderes republicanos que favorece recortes fiscales.

“Estamos en un momento en el que si el crecimiento del gobierno se deja sin controlar y sin ser desafiado, nuestro siglo pasado será considerado el mejor siglo de EE.UU.”, dijo Ryan, quien preside el Comité del Presupuesto de la Cámara de Representantes.

Ryan reconoció que la deuda “es producto de los acto de muchos presidentes y muchos congresos durante varios años. Ninguna persona es responsable de ella”.

La congresista republicana Ileana Ros-Lehtinen dio la respuesta en español, dentro de las mismas guías de lo expresado por Ryan, sobre lo “imperativo” de atacar “lo que era un desafío fiscal (que) es ahora una crisis fiscal”.

Ros-Lehtinen, quien presidente el Comité de Asuntos Exteriores, alabó las palabras de confianza en el futuro del presidente Obama pero le recordó que “los hechos son más importantes que las palabras”.

Las preocupaciones republicanas habían sido reconocidas en sus palabras por Obama, quien con su retórica unitaria y futurista busca neutralizar las actuales y futuras críticas opositoras.

Al mostrase dispuesto a trabajar con los republicanos, el presidente les adosa cierta responsabilidad de las cosas que no puedan solucionarse en los dos años que le quedan en el poder.

En general los comentaristas políticos consideran que el pacto de no agresión retórico, que viene desde los eventos en Tucson, deberá durar poco tiempo más y que republicanos y demócratas regresarán a sus bancadas a preparar las estrategias que definirán en buena medida la suerte de la reelección del presidente Obama.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.