Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/2012 12:00:00 AM

Obama, a reelegirse sin honores

A la enorme ilusión que acompañó la victoria de Obama en el 2008 ha seguido una gran decepción. Hoy su candidatura se encuentra en un cerrado empate con la de su rival, Mitt Romney. ¿Le alcanzarán al presidente sus logros para obtener un segundo mandato?

Barack Obama ya ha entrado a la historia. A su reconocida inteligencia, su porte de estrella pop y su prodigiosa capacidad oratoria, se han sumado algunos récords que lo ubicarán en un lugar destacado de los grandes personajes del siglo XXI.

Entre otras cosas, es el primer afro en ganar las primarias de un gran partido de los Estados Unidos, el primer miembro de una minoría en alcanzar la Presidencia de ese país, y uno de los pocos mandatarios en ejercicio que han obtenido el Premio Nobel de la Paz.

En su ascenso fulgurante durante las elecciones primarias del Partido Demócrata del 2008 le sacó varios votos de ventaja a la favorita Hillary Clinton. En las elecciones presidenciales del mismo año, venció con una inusual contundencia al exsenador de Arizona John McCain, reeditando los triunfos de Clinton y permitiéndole a su partido regresar al poder.

Sin embargo, como presidente de los Estados Unidos, este exsenador por el estado de Illinois ha tenido varios frentes decepcionantes para las mayorías que lo eligieron en el 2008. También, para muchos seguidores de los cinco continentes que literalmente creyeron en la palabra que aparecía en su afiche de campaña: 'Esperanza'.

Promesas incumplidas

Entre las más sonadas promesas incumplidas se encuentra el cierre de la base de Guantánamo, que desde la administración Bush funcionó como un centro de detención por fuera de las leyes internacionales, que la ONG Amnistía Internacional ha llamado "el gulag de nuestro tiempo". Aunque en uno de sus primeros actos como presidente ordenó su cierre en un plazo de un año, impedimentos legales y la oposición del Congreso han hecho que siga funcionando.

Pese a su oposición presidencial a ley SB1070 que se adoptó en el estado de Arizona— la cual criminaliza la presencia de indocumentados en territorio estadounidense y permite a las autoridades verificar la situación migratoria de los “sospechosos”— Obama no ha llevado a cabo una reforma migratoria integral.

En cuanto a las dos guerras que le dejó su antecesor, las de Iraq y Afganistán, el balance ha sido así mismo agridulce. Aunque en diciembre del 2011 se cumplió el objetivo de salir del primer país y en mayo del mismo año se dio de baja a Bin Laden, aún hay en Afganistán cerca de 68.000 militares estadounidenses.

Obama tampoco ha revocado las exenciones fiscales para los ricos, que son una de las marcas de la administración de George W. Bush. El actual presidente de Estados Unidos ha hecho, además, un manejo de la crisis financiera del 2008 que ha desconcertado a muchos de sus electores, quienes han visto en las operaciones de rescate de Wall Street un premio para quienes llevaron la economía a una pésima situación.

En buena medida, la respuesta de su gobierno ha consistido en afirmar que cuatro años es demasiado poco para remediar los problemas que le dejó la administración del republicano Bush. Lo cual suena razonable, pero también decepcionante viniendo de quien había escogido como lema de campaña la frase "¡Sí se puede!".

En las elecciones del próximo martes 6 de noviembre los electores estadounidenses podrán renovar su confianza en el actual presidente, o coincidir con Clint Eastwood en la pasada convención republicana: “Cuando alguien no hace el trabajo, es necesario que se vaya”.

El 'efecto Sandy'

El reciente huracán 'Sandy', que arrasó la zona noreste de los Estados Unidos, puede ser providencial para el presidente. En palabras de Charles M. Blow, editorialista del New York Times, "el huracán (...) fue el centro de atención mediática del país. Distrajo la atención de las personas frente a los rencores de la campaña, y vieron a Obama como presidenciable en su respuesta a la tormenta".

Por ejemplo, su precisa y oportuna intervención en la ciudad de Nueva York ya le ha valido el apoyo de Chris Christi, el gobernador republicano de Nueva Jersey.

“No puedo darle suficientemente las gracias al presidente por su preocupación personal y compasión por nuestro estado”, dijo Christie en una conferencia el pasado 30 de octubre, quien también agregó que se sentía "honrado" de haber podido trabajar con Obama.

A su vez, el alcalde de Nueva York, Michael Bloomberg, publicó en línea: "Un voto para un presidente que lidere en el cambio climático", donde explica las razones por las que apoya la reelección de Obama.

“Nuestro clima está cambiando y los riesgos que acarrea deberían llevar a los líderes a tomar una acción inmediata”, afirma Bloomberg en su texto.

La relación entre la tormenta y el estado en que el exsenador de Illinois encontró el país puede jugar a su favor. Nueva York no se recuperará en un par de semanas, y cuatro años tampoco han sido suficientes para componer a Estados Unidos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.