Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/04/18 00:00

Obama y una semana de cambios vertiginosos

El presidente de Estados Unidos Barack Obama echó por la borda varias de las políticas insignes de George W. Bush. Pero todo tiene sus límites.

Obama y una semana de cambios vertiginosos

En una semana de cambios vertiginosos, el presidente de Estados Unidos Barack Obama echó por la borda las políticas de George W. Bush sobre los gases de efecto invernadero, echó luz sobre el apoyo del gobierno de su antecesor a la tortura y alivió sus restricciones a Cuba, pero todo tiene sus límites.

La promesa de su campaña electoral de prohibir las armas de estilo militar, como los fusiles de asalto, ha sido uno de sus reveses.

Aunque la promesa de cambio fue el arma más poderosa en la campaña del año pasado, la semana demostró el cuidado con que calibra su impacto.

"Hemos atravesado un capítulo oscuro y doloroso de nuestra historia", dijo el presidente en una declaración que acompañó la difusión de los memorándum —otrora secretos— que delinean las técnicas de tortura que permitió el gobierno de Bush.

"Pero en momentos de grandes desafíos y una desunión inquietante, nada se ganará gastando tiempo y energías culpando al pasado", agregó.

Ese fue un mensaje para tranquilizar a los empleados de la CIA que aplicaron el ahogo simulado y otras técnicas duras de interrogación que Bush permitió y que Obama prohibió. También decidió dejar fuerzas de combate en Irak unos pocos meses más de lo que prometió, como concesión al Pentágono.

"Siempre haré lo que sea necesario para proteger la seguridad nacional de Estados Unidos", dijo en una declaración acerca de los memorándum sobre la tortura. Lo mismo pudo haber dicho sobre la demora en el retiro de los soldados.

El secretario de Justicia Eric Holder anunció además que el gobierno pagará los gastos legales de todo aquel en la agencia de inteligencia que necesite un abogado como consecuencia de haber aplicado las técnicas de interrogatorio mencionada por los memorándum.

Por otra parte, Holder revocó formalmente toda opinión legal o memorándum emitido durante la presidencia de Bush que justificaron los programas de interrogatorio, un paso mayormente simbólico, puesto que Obama ya había dicho que su gobierno no los aplicará.

La difusión de los documentos había sido tema de un debate prolongado y enérgico, con un plazo perentorio como resultado de una demanda interpuesta por la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU).

Ninguna demanda, empero, motivó la nueva política hacia Cuba, que fue anunciada antes del primer viaje presidencial de Obama a Centroamérica. En este caso, también, Obama fue más allá de lo que algunos deseaban, aunque no tanto como otros esperaban.

Según la nueva política, el gobierno levantó las restricciones que pesaban sobre los cubano-estadounidenses que desean viajar y enviar dinero a la isla y autorizó a las firmas estadounidenses de telecomunicaciones a hacer negocios allí.

El embargo general sigue en pie tal como lo ha estado desde el gobierno de John F. Kennedy, ahora como una carta de negociación para instar al gobierno cubano a aplicar cambios democráticos.

Frente a todos los cambios que Obama ha ido instrumentando desde que asumió hace 87 días, su retracción en cuanto a las armas no es una excepción. También ha cedido en otras cuestiones relativamente menores, como lo hizo ante grupos de veteranos durante el debate sobre el presupuesto.

Cuando el presidente mexicano Felipe Calderón le pidió ayuda para contener el ingreso de armas de estilo militar desde Estados Unidos, Obama opinó que la prohibición tenía sentido, pero agregó: "Ninguno de nosotros se hace ilusión alguna de que reponer la prohibición será fácil".

Dijo en cambio que se concentrará en usar las leyes existentes para contener el flujo de armas que están siendo adquiridas ilegalmente por elementos del narcotráfico mexicano.

"Un buen punto de partida será aplicar las leyes vigentes ahora mismo", dijo la titular de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi. "Y creo que la evidencia destaca que el gobierno de Bush no estaba haciendo cumplir la ley".

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.