Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/4/1992 12:00:00 AM

OBJETIVO: GADAFI

Con las sanciones aprobadas, el Consejo de Seguridad de la ONU buscaría la caída del líder libio.


LA DESTRUCCION DE LA embajada venezolana en Trípoli podría ser sólo el primer efecto de la resolución 748 del Consejo de Seguridad de la ONU. Según ésta, Libia tiene 15 días para entregar a Francia a los dos libios acusados del atentado de Lockerbie, así como para "demostrar su renuncia al terrorismo" en forma concreta. Si no lo hace, los países suspenderán sus vuelos a Libia, disminuirán sus relaciones diplomáticas y dejarán de venderle aviones o armas.
La resolución fue promovida por Estados Unidos, Francia y Gran Bretaña, países afectados por los atentados del vuelo 103 de Pan American sobre Lockerbie (Escocia) en 1988 y del vuelo 772 de U.T.A. sobre el Sáhara en 1989. El acuerdo complementa al 731 y tiene aspectos inquietantes.
Primero, no especifica los actos concretos que se exigen. Segundo, se anticipa al fallo de la Corte Internacional de La Haya, que está decidiendo, por solicitud libia, si este país puede juzgar a los sospechosos. Tercero, desconoce el sistema judicial de un país soberano, y cuarto, sienta un precedente para la condena de países por hechos de sus nacionales.
La mediación de la Liga Arabe fracasó luego de varias fórmulas del líder Muamar Gadafi, entre las cuales estaban la entrega de los acusados a la ONU en Trípoli en espera de la resolución de la Corte. Gadafi logró dar la impresión de colaborar y por eso no es raro que luego de conocerse las sanciones, las turbas hayan atacado la embajada del país del presidente del Consejo. La 748 abre la posibilidad de que la ONU actúe militarmente y ello ha sido recibido con reparos por quienes creen que Trípoli estaba en camino de normalizar sus relaciones. Resulta diciente que mientras la 731, que sólo hacía advertencias, fue aprobada por unanimidad, la 748 apenas alcanzó el mínimo de votos. Muchos piensan que lo que los promotores quieren es la cabeza de Gadafi, porque es evidente que en esas condiciones, será mucho más difícil levantar las sanciones que imponerlas. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1850

PORTADA

El hombre de las tulas

SEMANA revela la historia del misterioso personaje que movía la plata en efectivo para pagar sobornos, en el peor escándalo de la Justicia en Colombia.