Martes, 24 de enero de 2017

| 2016/01/29 07:56

Diálogos de paz para Siria arrancan sin el principal grupo opositor

El comité opositor sirio con sede en Arabia Saudí no estará en Ginebra para las conversaciones porque aún no recibió las "aclaraciones" que solicitó a Naciones Unidas.

Diálogos de paz para Siria arrancan sin el principal grupo opositor Foto: A.P.
;
DW

La tercera conferencia de paz para Siria se inaugurará finalmente el viernes (29.01.2015) tras una serie de sobresaltos que no han cesado en las últimas horas, además de un aplazamiento de cinco días e imprevistos que obligarán a abrir las conversaciones con una representación muy parcial de la oposición. La Comisión Suprema para las Negociaciones (CSN), el principal grupo opositor invitado al encuentro de Ginebra, decidió hoy a última hora que no acudirá este viernes a su apertura.

La principal razón esgrimida por sus dirigentes es que no han recibido garantías de la ONU de que se cumplirán sus peticiones, que están relacionadas con el acceso de ayuda humanitaria a localidades cercadas por las fuerzas gubernamentales y el cese de los bombardeos rusos y del régimen sirio. Sin embargo, la CSN no ha dicho un "no" rotundo a participar en este proceso diplomático y sus líderes volverán a reunirse mañana para continuar deliberando al respecto. La CSN cuenta con el respaldo de Estados Unidos y de Arabia Saudí.

Sin opción al fracaso

El resto de oposición siria invitada a Suiza es tolerada por el régimen del presidente Bachar al Asad y mantiene lazos de distinta intensidad con Rusia, que, junto con Irán, es el mayor aliado externo del Gobierno de Damasco. Tras la insistente petición de Moscú, el líder del Frente Popular para el Cambio y la Liberación, Qadri Yamil, recibió una invitación para estas negociaciones. Yamil fue viceprimer ministro para Asuntos Económicos de Siria desde mediados de 2012, un puesto de mucha visibilidad pero con escaso poder, que ostentó hasta octubre de 2013. Previamente, tuvo contactos con países occidentales que buscaban reemplazar a Al Asad.

El tercer opositor sirio invitado a Ginebra es Haizam Manaa, del Consejo de Siria Democrátic. Se trata de un dirigente histórico de la oposición, pero al que nadie reconoce un poder real, aunque defiende la incorporación a este proceso de representantes del Partido de la Unión Democrática, que representa a los kurdos sirios, un grupo que supone una fuerza vital contra la expansión del grupo yihadista Estado Islámico.

Las negociaciones para poner fin a la guerra civil en Siria empezarán de este modo sin la coalición que representa a las fuerzas políticas y armadas que han desafiado a Al Asad y que llegaron a ponerle en jaque hasta que Irán y Rusia acudieron en su auxilio. Para la ONU, ni Siria, ni el resto de países de la región o el resto del mundo pueden permitir un nuevo fracaso, como los que ya ocurrieron en las anteriores conferencias de paz realizadas en junio de 2012 y en enero de 2014. "Desde la ONU, no los vamos a defraudar.

Nunca abandonaremos al pueblo sirio, pero necesitamos que sientan que este es el momento oportuno. Haremos todo lo que podamos", aseguró el mediador en estas negociaciones, Staffan de Mistura.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.