Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2016/06/08 16:08

La madre que torturó y quemó a su hija porque se casó por amor

El cuerpo quemado de Zeenat Rafiq, de 18 años, fue hallado en la casa de sus padres en Pakistán atado a una cama. La joven se había casado la semana anterior sin el consentimiento de familia.

Zeenat Rafiqa. Foto: AP
;
BBC

"Ella no quería ir, pero mi familia la convenció. ¿Cómo íbamos a saber que ellos la matarían y de esta manera?", dice Hassan Khan, sobre la muerte de su esposa en Pakistán.

Zeenat Rafig, de 18 años, fue torturada, estrangulada y quemada viva, según confirmó la policía paquistaní a la BBC.

Un examen post mortem podrá determinar si estaba viva en el momento en el que fue prendida fuego.

El hecho ocurrió una semana después de que la joven contrajera matrimonio sin el consentimiento de su familia, algo que en Pakistán es considerado como una deshonra.


Foto: AFP

La familia detrás del crimen

El superintendente de la policía Ibadat Nisar explicó que están buscando al hermano de Zeenat Rafig que estaba "fugado". Su madre fue encontrada en la casa con el cuerpo de la joven.

"La madre confesó el crimen, pero nos resulta difícil de creer que una mujer de 50 años haya cometido este acto por sí misma sin la ayuda de otros miembros de la familia", señaló Nisar.

Los vecinos llamaron a las autoridades después de escuchar gritos, pero la mujer ya estaba muerta en el momento en que llegó la policía, dice la periodista de la BBC, Saba Eitizaz.

Rafiq y Hassan Khan se casaron hace una semana frente a los tribunales después de que ella se fugase y ambos se fueran a vivir junto a la familia de su marido.

"Cuando ella les dijo a sus padres acerca de nosotros, la golpearon tan severamente que sangró por la boca y la nariz", explicó Khan al Servicio Urdu de la BBC.

Esta vez, "su familia se la llevó con la promesa de reconciliación y una recepción adecuada por la boda. Ella tenía miedo y dijo ‘no me van a perdonar ‘. Ella no quería ir, pero mi familia la convenció. ¿Cómo íbamos a saber que la matarían y de esta manera?", explicó Khan.

Más casos


Foto: AP

El asesinato de Zeenat Rafig es el tercero en un mes en Pakistán, donde los ataques contra mujeres que van en contra de las reglas conservadoras sobre el amor y el matrimonio son comunes.

La semana pasada una joven maestra de escuela, María Sadaqat, fue prendida fuego en Murree, cerca de Islamabad, luego de rechazar una propuesta de matrimonio . Murió por las graves heridas que sufrió.

Un mes antes, los ancianos de un pueblo cerca de Abbottabad ordenaron el asesinato de una adolescente que fue quemada hasta morir porque ayudó a una amiga a fugarse, dijo la policía.

Actitudes sociales "sin cambios"

Cerca de 1.100 mujeres fueron asesinadas por familiares en Pakistán el año pasado en los llamados crímenes de honor, según afirmó la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán (CDHP). Muchos más casos no se denuncian.
La violencia contra las mujeres perpetrada por personas ajenas a la familia también es común.

Najam U Din, director adjunto de la CDHP, asegura que las actitudes sociales no han cambiado en comparación con la mayor educación y libertad que tienen ahora las mujeres jóvenes .

"Así que cuando las mujeres se vuelven más firmes, más reacias a contentarse con la supervivencia sumisa dentro de la familia -por ejemplo, cuando quieren seguir estudiando o cuando quieren tomar decisiones independientes sobre sí mismas- entonces la sociedad no lo permite".

Protestas por una nueva ley

Sin embargo, más de 30 grupos religiosos, incluyendo todos los principales partidos políticos islámicos, amenazaron con realizar protestas si no se derogaba la ley.

La provincia de Punjab, donde ocurrieron los dos últimos ataques, aprobó una ley en febrero penalizando todas las formas de violencia contra las mujeres.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.