Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/03/13 00:00

PALO A MAO

Se acusa oficialmente al líder de causar "tragedias populares".

PALO A MAO

La figura de Mao Tse Tung ha venido en descenso en la China desde el comienzo de esta década, y su paternal apariencia, reproducida en múltiples carteles monumentales y en estatuas alguna vez reverenciadas, ha desaparecido virtualmente de la imaginería pública del país. Sin embargo, un articulo aparecido la semana pasada en un respetado periódico de Beijing, ha sido considerado por los observadores occidentales como la crítica más demoledora contra la influencia historica del Gran Timonel, sobre todo porque goza de respaldo oficial.
No se trata de una interpretación aventurada, pues las expresiones resultaron especialmente descarnadas, sobre todo en el contexto del lenguaje chino, propenso a los eufemismos y a los giros idiomáticos .No se necesitaba ser chino para entender lo que el diario Guangming quería decir cuando afirmaba que el fundador de la China Comunista había traido "grandes tragedias al pueblo". Como si fuera poco, la crítica agregaba que sus paisanos no deberían dudar en reexaminar el legado del hombre que moldeó el comunismo de su país, el segundo en importancia en el mundo.
Sin embargo, no es probable que la figura de Mao sufra el mismo proceso de desmitificación por el que atravesó, en la vecina Unión Soviética, su líder de muchos años, Josef Stalin. La razón es que en el caso Chino, Mao dominó la escena política de su país con una preeminencia tal, que sin contar con él, la historia de la revolución pierde su carácter.
Por eso, el articulo no deja de reconocer los logros de los primeros años de Mao en el poder, y declara que sin duda fue la figura más importante del siglo XX. Pero cuando se refiere a sus últimos años, dice que "el resultado de sus errores fue un gran desastre para el pueblo chino".
No es probable, de todas maneras, que el diagnostico oficial, de que Mao resultó acertado en un 70% y equivocado en el 30% de sus decisiones al frente del Estado (un porcentaje que el mismo atribuyo, en su momento, al vilipendiado Stalin), se modifique a corto plazo. Pero el "pensamiento de Mao Tse Tung", considerado la piedra fundamental del marxismo chino, hoy trata de caracterizarse más como la filosofía del movimiento que representó, que como las ideas de Mao en persona.
Eso significa que los viejos libritos rojos, que ostentaban los maoistas de los años sesenta, pasaron definitivamente a la historia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.