Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/28/2013 12:00:00 AM

Palomas víctimas de ‘doping’

La colombofilia consiste en la cría y adiestramiento de palomas, para convertirlas en mensajeras capaces de volver a su palomar desde puntos distantes.

En Bélgica, donde las palomas son tan famosas como los chocolates y la cerveza, seis especies de palomas mensajeras deportistas, campeonas de competencias de velocidad, fueron halladas “positivas” de dopaje, la semana pasada, por el laboratorio Sudáfricano ‘The National Horseracing Authority of Southern Africa’.
 
Las pruebas fueron confrontadas con otras negativas, de los mismos ejemplares, pertenecientes a la Federación Colombófila Belga. Sustancias prohibidas como barbitúricos, antifebriles y hasta cocaína fueron suministradas a las aves, afirmó el diario flamenco Het Belang van Limburg Gazet van Antwerpen. 

La colombofilia, nació hace más de 100 años en Europa. En la primera guerra mundial fue famosa como instrumento de transmisión de información, valioso para burlar la defensa de los enemigos. Derivó después en un deporte de carreras de velocidad, medible a través de relojes especiales incrustados en las aves.

Olimpiadas mundiales figuran hoy entre las competencias en las que se emplean las palomas. Son famosas en Europa (Bélgica, Holanda y España), en Asia (China) y en América latina (Argentina).

Para practicar este hobby, existen clubes y ‘colombódromos’ en donde un aficionado experto pone su palomar a disposición de los demás, para realizar las competencias. Las ‘mensajeras’, muchas con pedigrí, participan en eventos internacionales que se organizan según la distancia a recorrer: cortas o de velocidad (de 100 a 200 kms); de medio fondo (300 a 450 kms), de fondo (450 a 800 kms) y de gran fondo (de 700 a 1.200 kms de trayecto). Son capaces de cruzar hasta 1.050 kms sobre el mar, como lo hacen las palomas canarias españolas. 

La colombofilia está apoyada por importantes patrocinadores y grandes casas de apuestas, donde vuelan billetes como si fueran plumas, y hasta han surgido ventas en subastas virtuales, como en el famoso 'Pipa Be Pigeon Paradaise’, el cual además promueve elevados premios para los campeones.

En otros lugares, este deporte tiene un componente económico y comercial notable; la voracidad consumista de algunos dueños de los ‘colombos’ ha desfigurado en parte esta afición, convirtiéndola en una fuente de lucro y de negocio que ha conducido incluso a robos en los palomares, extorsión por parte de vendedores intermediarios, constitución de mafias y hasta prácticas de dopaje.

Según la prensa belga, la mensajera, apodada Bolt, campeona mundial de este año, fue subastada por un amateur chino, quien pagó 310 mil euros (806 millones de pesos). En 2010 una paloma de la familia Thoné, belga, costó 120.000 euros (312 millones de pesos).

Con tal de ganar el concurso y lograr su objetivo, estas especies que simbolizan la paz, son victimas de comportamientos agresivos de sus amos, quienes les suministran arsénico, cafeína, cocaína, analgésicos, activadores del metabolismo y bronco dilatadores, para lograr en ellas una excitación artificial que active el retorno en los concursos, logrando mayor velocidad.

“Estas sustancias milagrosas por ser altamente peligrosas, arruinan la salud de las aves. Viajan en un estado de excitación, lo cual redunda en un arma mortal para ellas y en detrimento del deporte de la colombofilia”, constata Antonio Bernárdez, experto argentino.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.