Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 2010/03/24 00:00

Papa acepta renuncia de obispo irlandés por escádalo de abusos

Esto ocurre pocos días después de que Benedicto XVI pidiera disculpas a las víctimas de abuso sexual y maltrato por parte de sacerdotes de la Iglesia Católica irlandesa.

Papa acepta renuncia de obispo irlandés por escádalo de abusos

El papa Benedicto XVI aceptó la renuncia de un obispo irlandés John Magee por haber manejado mal las acusaciones de abusos sexuales de menores cometidos por sacerdotes en su diócesis de Cloyne.

El religioso abandonó la administración diaria de la diócesis en marzo del año pasado, después de que un informe independiente afirmara que, debido a cómo se trató el tema, numerosos niños habían estado en riesgo de ser víctimas de pederastia.

El documento también criticaba la falta de respuesta a las denuncias de abusos sexuales.

"Asumo toda la responsabilidad por las críticas que hace el reporte al manejo de este tema", afirmó Magee, quien sirvió antes como secretario privado de tres papas.

Investigaciones
La investigación fue llevada a cabo por el Comité Nacional de Defensa del Menor (NSBC, por sus siglas en inglés), que criticó el modo en que se había hecho frente a las acusaciones contra dos sacerdotes de la diócesis de Cloyne por abuso de menores. 

El NSBC fue creado por la Iglesia Católica irlandesa, pero es un organismo independiente.

Su investigación de forma separada al llamado informe Murphy, según el cual la Iglesia Católica puso la reputación de la institución por encima del bienestar de los menores y los sacerdotes implicados fueron transferidos de parroquia en parroquia para evitar el escándalo.

Por su parte, el informe Ryan recogió testimonios de unas 2.000 personas que afirmaron haber sufrido abusos sexuales mientras se encontraban al cuidado de instituciones católicas.

Carta papal
Esto ocurre pocos días después de que Benedicto XVI pidiera disculpas a las víctimas de abuso sexual y maltrato por parte de sacerdotes de la Iglesia Católica irlandesa.

En la misiva, el pontífice anunció una investigación formal del Vaticano en las diócesis, seminarios y órdenes religiosas de Irlanda afectadas por el escándalo, pero su reacción fue mal recibida por muchas de las víctimas.

Tal como apunta el corresponsal de la BBC en ese país, Chris Buckler, los afectados esperan que la Iglesia Católica vaya más allá y admita que se ocultaron los casos de pederastia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.