Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/2011 12:00:00 AM

Papa Benedicto XVI beatifica a Juan Pablo II

El sábado por la noche un enorme cartel de "Santo Súbito" decoraba el costado del Circo Máximo, donde una vigilia de oración inició las celebraciones.

Frente a millones de peregrinos en la Plaza de San Pedro y las calles aledañas el domingo, el papa Benedicto XVI beatificó el domingo a su antecesor Juan Pablo II, en un festejo jubiloso en honor de uno de los papas más amados de la historia.

Hablando en latín, Benedicto declaró que Juan Pablo podía ser llamado en lo sucesivo "beato" y que su festividad se celebraría el 22 de octubre, día de su coronación en 1978 como papa.

En su homilía, Benedicto elogió a su predecesor por haber restaurado el cristianismo como religión de la esperanza, revirtiendo la marea aparentemente irreversible del marxismo con su valor y fe, "ayudando a los creyentes en el mundo a no temer que los llamen cristianos".

La multitud estalló en gritos, aplausos y lágrimas en el momento de develarse una enorme foto de Juan Pablo sonriente sobre la loggia de la Basílica de San Pedro.

A continuación, el pontífice recibió un relicario de plata con un frasco de sangre tomada de Juan Pablo durante su última hospitalización. La reliquia, que quedara expuesta a la veneración de los fieles, le fue entregada por la hermana Tobiana, la monja polaca que atendió a Juan Pablo durante su pontificado, y la monja francesa Marie Simon-Pierre, cuya inexplicable curación del mal de Parkinson fue declarada por la Santa Sede el milagro necesario para permitir la beatificación.

Ataviado con vestimenta de Juan Pablo, e inclinándose para besar a bebés, el papa Benedicto XVI, arribó minutos después de las 10 (0800 GMT) a la enorme plaza ocupada peregrinos de todas partes del mundo.

El escenario recordaba el de los últimos días de Juan Pablo en 2005, cuando unas 3 millones de personas realizaron vigilias bajo la ventana de su estudio y le rindieron el último homenaje cuando murió.

La beatificación busca elevar la moral de una iglesia golpeada por la crisis de los abusos sexuales de menores, pero también ha provocado la indignación de los grupos defensores de las víctimas porque el escándalo se produjo durante el pontificado de 27 años de Juan Pablo.

Reinaba un ambiente de fiesta: monjas sentadas en círculo tocaban guitarras y cantaban himnos, hombres alzaban a sus niños sobre sus hombros para que pudieran ver sobre las cabezas de la multitud y grupos de jóvenes católicos agitaban banderas de Argentina, Polonia, Francia y Gran Bretaña.

Con grandes sacrificios económicos, numerosos latinoamericanos llegaron hasta Roma para estar presente en la beatificación de Karol Wojtyla.

Sonia Campos Espinoza vino de Lota, un pobre pueblo minero del sur de Chile, quien se declaró feliz aunque quedó fuera del Vaticano y no pudo ver la ceremonia.

"Vine porque él es mi papa y estoy feliz, aunque no vea la beatificación porque hay mucha gente, pero igual me alegro de estar acá. Estoy súper emocionada, aunque no vea nada. Me siento una bendecida", dijo .

Reconoció que fue un gran sacrificio económico: "Si, de todas manera, junte peso con peso, y me endeudé además, pero aquí estamos".

Ricardo Ríos, quien llegó desde Lima, dijo estar "muy orgullosos como latinoamericanos, donde somos casi todos católicos, que Karol Wojtyla haya sido proclamado beato".

"Todos los sacrificios económicos que hicimos son bien pagados, con tal de estar aquí y poder cumplir con nuestro papa, quien fue un emigrante más, como muchos de nosotros", expresó.

La colombiana Esperanza Nova no había dormido para participar anoche de la vigilia de oración en el Circo Máximo y para estar desde temprano en el Vaticano, pese a lo cual aseguró que "no estoy cansada, sino solo feliz de poder compartir este momento con mi religión y mi espiritualidad".

Jesús, quien vino de Veracruz, México, señaló que era una experiencia "padre" (muy buena), una "ocasión única de estar en la beatificación de Wojtyla, a quien los mexicanos tenemos un cariño especial, y poder con nuestra presencia devolverle todo el amor que expresó a nuestro país".

La seguridad fue estricta: amplios sectores de Roma, a kilómetros del Vaticano, quedaron cerrados al tráfico automotor, helicópteros surcaron el cielo, lanchas policiales recorrieron el cercano río Tíber y unos 5.000 agentes uniformados patrullaron las barricadas para asegurar que los religiosos, las delegaciones oficiales y los poseedores de los codiciados pases VIP pudieran llegar a sus lugares.

Asistieron los príncipes herederos de España, Felipe y Letizia, junto con el premier italiano Silvio Berlusconi, el presidente mexicano Felipe Calderón, el líder del sindicato Solidaridad y ex presidente polaco Lech Walesa, así como el presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, quien pudo asistir a pesar de estar vedada su presencia en territorio europeo, prohibición que no se extiende a la Santa Sede.

Miles de peregrinos, muchos de ellos polacos, pasaron la noche en puentes y piazzas de la ciudad y acudieron a San Pedro apenas se abrieron las barreras con una hora de anticipación.

Parados hombro con hombro, ocuparon la Via della Conciliazione, el bulevar principal que conduce al Vaticano, así como las calles laterales y los puentes que cruzan el Tíber a San Pedro.

"Estoy muy orgullosa de Juan Pablo. Era mi papa cuando yo era niña", dijo Alice Wirwicka, una polaca de 21 años que viajó 17 horas en autobús desde Szczecin para la ceremonia.

Fue la beatificación más rápida de que se tenga conocimiento, apenas seis años después de la muerte de Juan Pablo.

Benedicto inició la causa sin esperar a que pasaran cinco años, como es tradición, respondiendo a los clamores de "Santo Súbito" que se escucharon durante el funeral el 2 de abril de 2005.

La beatificación tuvo lugar con un trasfondo de críticas por la rapidez con que se resolvió así como de indignación por el abuso de menores por parte de sacerdotes: muchos de esos crímenes y su encubrimiento sucedieron durante el pontificado de 27 años de Juan Pablo.

Autoridades del Vaticano han insistido que Juan Pablo merece la beatificación a pesar del escándalo de abuso, diciendo que la causa de canonización no es un juicio sobre cómo administró la Iglesia, sino por llevar una vida de virtud cristiana.

Pero los grupos de víctimas como la Red de Sobrevivientes de los Abusados por Sacerdotes estadounidense han dicho que la beatificación acelerada sólo era "poner más sal en las heridas" de las víctimas.

La misma Roma parecía invadida por polacos que se alegraron de que su paisano fuera beatificado. Trenes, vuelos y autobuses especiales llevaron a los polacos para la celebración.

Anna Fotyga, ex primer ministra del Exterior de Polonia y actual legisladora, llegó en un tren especial el domingo en la mañana, junto con una delegación del Parlamento. La funcionaria recordó el impacto de Juan Pablo II en la Polonia comunista a finales de las décadas de 1970 y 1980.

"Era estudiante en esa época, y de hecho viéndolo, escuchándolo a él inició la transformación en Polonia, estoy segura", dijo Fotyga.

En Cracovia, donde Juan Pablo II fue arzobispo, dos pantallas de televisión en dos sitios diferentes fueron colocados para transmitir la ceremonia de beatificación desde Roma. Las casas fueron decoradas con banderas rojiblancas —los colores de Polonia— y amarillas con blanco, los colores del Vaticano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.