Domingo, 22 de enero de 2017

| 2016/02/18 14:05

“El aborto no es el mal menor, es un delito”: papa Francisco

En lo relacionado con el zika, el pontífice afirmó que considera “un crimen” autorizar el aborto, pero admitió el uso de anticonceptivos.

Las declaraciones las dio en el avión en el que volvía a Italia. Foto: AFP

El papa Francisco tildó de “crimen” autorizar el aborto a las mujeres afectadas por el virus del zika, como recomienda la ONU, y considera la contracepción un mal menor. Así lo manifestó en declaraciones a la prensa a bordo del avión que lo condujo de regreso de México a Italia.

“El aborto no es el mal menor, es un delito, un mal absoluto, es echar fuera a uno para salvar a otro, como hace la mafia”, afirmó el pontífice. Además, precisó que es mejor en esos casos “evitar el embarazo, lo que no es algo malo en absoluto”, refiriéndose a los anticonceptivos.

El pontífice hizo una clara distinción entre el aborto y los métodos contraceptivos y citó a Pablo VI (1963-1978), quien autorizó en forma excepcional el uso de la píldora a religiosas del Congo que temían ser violadas por bandas armadas que azotaban ese país.

“No confundir el mal de evitar el embarazo, por sí solo, con el aborto. El aborto no es un problema teológico: es un problema humano, es un problema médico, va contra el juramento hipocrático que los médicos deben hacer. En cambio, evitar el embarazo no es un mal absoluto”, insistió.

Sus declaraciones resultan llamativas, pues en lo relativo a los métodos anticonceptivos la iglesia suele tener una postura más radical. El papa ha dejado ver una postura más flexible, tolerante y pragmática al respecto.

La ONU instó en febrero a los países afectados por el zika a autorizar el aborto ante su probable relación con malformaciones en los fetos y problemas neurológicos.

América Latina y el Caribe es la región más afectada del mundo, en particular Brasil (1,5 millones de contagiados) y Colombia (20.000).
La recomendación de las Naciones Unidas genera problemas a los gobernantes latinoamericanos, divididos entre respetar la doctrina católica y su voluntad de frenar un importante problema de salud pública.

“Pido a los médicos que hagan de todo para descubrir las vacunas contra esos zancudos, que transmiten esos males. Que se trabaje para ello…”, concluyó el papa.

Con información de AFP.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.