Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1986/04/07 00:00

PASADO NEGRO

Sorprendentes revelaciones del Congreso Mundial Judío sobre el pasado nazi de Kurt Waldheim, ex secretario de la ONU

PASADO NEGRO

¿Tempestad en un vaso de agua, o revelación asombrosa? Las acusaciones del Congreso Judío Mundial, publicadas el martes pasado por el New York Times sobre el presunto pasado criminal de Kurt Waldheim, ex secretario general de la ONU y actual candidato presidencial en Austria, bruscamente envenenaron el ambiente electoral que culminará el próximo 4 de mayo.
Según los documentos dados a conocer por el diario norteamericano, Waldheim perteneció a un comando especial del Ejército aleman durante la Segunda Guerra Mundial que adelantó sanguinarias campañas contra guerrilleros yugoeslavos y participó en la deportación de 42 mil judíos griegos hacia los campos de exterminio. Esos documentos también afirman que el político austríaco perteneció en 1938 a las juventudes hitlerianas .
Waldheim negó enérgicamente tales cargos y declaró que se trata de "una campaña de calumnias" destinadas a desacreditarlo e impedir el triunfo electoral del Partido Populista Conservador (CVP). Alois Mock presidente de esta formación, acusó al Partido Socialista de estar instigando ese escándalo falso, y el mismo Waldheim decidió tomar el teléfono y sostener una larga conversación con Israel Singer, uno de los principales dirigentes del Congreso Judío Mundial en Nueva York, para confirmarle su rechazo.
Pese a todo, los acusadores se sostienen en lo dicho. Edgar Bronfman, presidente de la organización hebrea, afirmó que "negando toda relación con el nazismo durante 40 años, el señor Waldheim ha logrado montar uno de los engaños más elaborados de nuestra época". El escandalo lo inició profil, una revista austriaca, el lunes 3 de febrero, al dar a la publicidad un documento guardado hasta la fecha en los archivos militares, según el cual Waldheim a los 19 años fue miembro de los SA, un grupo de choque nazi, y de la organización estudiantil del partido nazi. Casualmente, el ex diplomático había dado su visto bueno a la apertura de tales archivos presencia de periodistas, y cuando iparecieron las inscripciones en su vieja libreta militar, el asombro fue general.
Pero el hombre se repuso. Explicó que quizás esas anotaciones fueron lechas por haber participado en un "concurso hípico" organizado por la academia militar en la que estudiaba en ese entonces. La excusa fue rápidanente corroborada por el director de los archivos militares en Viena, al explicar que esas menciones eran la regla y que muchas de ellas fueron hechas sin conocimiento de los titulares de las libretas militares, "para facilitar el acceso" de estos a la carrera militar o universitaria.
Pero otros papeles acerca de su servicio militar fueron presentados al New York Times por el Congreso Mundial Judío y el diario norteamericano los confrontó independientemente en los archivos de los ministerios de Justicia y de Relaciones Exteriores de Austria, país que fue anexado a Alemania por el III Reich y permaneció en ese estado hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial. "La documentación demuestra que en julio de 1942, después de una campaña contra resistentes yugoeslavos, el señor Waldheim fue galardonado con una alta medalla militar del Estado títere nazi de Croacia: la Orden de la Corona del Rey Zvonimir", dice el diario norteamericano. El Estado croata, una invención de Hitler, se destacó por las deportaciones que implementó contra judíos, servos y gitanos.
El New York Times, que cuenta con la simpatía de la comunidad hebrea de Nueva York, dice lo siguiente: "Según Raul Hilberg, un historiador norteamericano, la deportación de 42.830 judíos de Salónica a los campos de concentración de Auschwitz, Treblinka y Lublín fue llevado a cabo por fuerzas alemanas al mando del general (austríaco) Alexander Lohr, de marzo a mayo de 1943. Durante parte de ese tiempo, el señor Waldheim admite que trabajó con el grupo del general Lohr en Salónica, pero afirma que su actividad consistía en analizar informes sobre el movimiento de tropas enemigas. Dijo no saber nada acerca de las deportaciones".
Esas compañías del soldado Waldheim eran peligrosas. El general Lohr fue ejecutado como criminal de guerra en Belgrado en 1947. Pero ese no fue su único jefe militar. El New York Times publicó una foto en la que aparece Waldheim con el general Arthur Phleps y dos oficiales más.
Phleps, comandaba la Séptima División de Voluntarios de las SS en mayo 22 de 1943, división que según los archivos de la Comisión de Crímenes de Guerra Yugoeslava, "fue culpable de algunos de los más brutales crímenes contra la población civil".
¿Hundirán estas afirmaciones al candidato Waldheim, quien gozaba antes de esto de un margen del 5% sobre su rival a la Presidencia, Kurt Steyrer, candidato del Partido Socialista austríaco? Por lo pronto, el acusado se anotó un punto al obtener el respaldo de Simon Wiesenthal, un hombre de derecha internacionalmente conocido como "cazador de nazis". El argumento de Wiesenthal parece contundente: "Los soviéticos no habrían aceptado jamás la elección del señor Waldheim para el cargo de Seeretario General de la ONU, si él tuviera un pasado equívoco. El Procurador General de la RFA me informó que las unidades a las que había pertenecido Waldheim no estuvieron implicadas en las operaciones criminales, sino que fueron unidades de combate"--

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.