Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/19/1988 12:00:00 AM

PATRIA SIN FRONTERAS

A pesar de haberse proclamado como Estado y de recibir el reconocimiento de varias naciones, los palestinos no saben aún dónde vivirán.

PATRIA SIN FRONTERAS PATRIA SIN FRONTERAS

Dos pueblos, dos Estados. Es el lema de la batalla que por años los palestinos proclamaron a los cuatro vientos. Judios y árabes hasta ahora se turnaban para orar delante de la tumba de Abraham en Hebrón, una ciudad de esa franja de Cisjordania, hoy territorio ocupado por Israel. Los primeros son los descendientes de Isaac, hijo legítimo del patriarca bíblico. Los segundos de Ismael, el hijo que tuvo con una esclava. Los judíos ya tienen un Estado en la común Tierra Santa. Los palestinos proclamaron uno suyo el pasado 15 de noviembre, una fecha que podría definirse histórica para el conflicto árabe-judío .

El Estado palestino fue proclamado a la 1:35 de la madrugada por el Consejo Nacional Palestino (el parlamento en exilio) reunido en Argel desde el 12 de noviembre, en un acto solemne protagonizado por el líder de la Organización para la Liberación de la Palestina (OLP) Yasser Arafat. "En nombre de Dios y del pueblo árabe palestino, el Consejo Nacional Palestino proclama la creación del Estado palestino en nuestra tierra de Palestina y cuya capital será Jerusalem Santa". De esta forma el movimiento firmó el acta de nacimiento de su Estado aprobado con una gran mayoría de votos por el CNP (253 favorables, 46 contrarios y 10 abstenciones) y cuya resolución política convoca a una conferencia internacional de paz en el Cercano Oriente, con la participación de todas las partes interesadas, incluyendo la OLP. Dicha conferencia debe basarse en las resoluciones 242 y 338 de las Naciones Unidas y debe reconocer el derecho del pueblo palestino a la autodeterminación. Es la primera vez que el parlamento palestino acepta la resolución 242 de las Naciones Unidas que significa el reconocimiento de la existencia del Estado de Israel.

Más allá de lo que puede representar este nuevo Estado sin territorio definido, para los palestinos es sin duda la concretización de un sueño. Y para lograrlo la OLP ha tenido que dar pruebas de gran realismo político, no obstante la oposición de uno de los sectores de la Organización, encabezado por Georges Habache, jefe del Frente Popular para la Liberación de Palestina. "Si tras la aceptación de la 242 se logra el avance hacia la creación de un Estado palestino, reconoceré que me he equivocado", declaró Habache minutos antes de la proclamación del nuevo Estado, aceptando sin divisiones el liderazgo del dirigente de la OLP.

Este paso, que Moscú definió como "histórico" y que el mismo Arafat en una sucesiva conferencia de prensa calificó de "moderado, flexible y realista, como nos pedía Occidente", ha sido en buena parte un homenaje simbólico y una victoria política de los jóvenes de la intifada, que con su revuelta de piedras (más de 500 muertos en este año) han presionado a los dirigentes palestinos a superar sus divisiones internas.

"La pelota está ahora en el campo norteamericano--dijo Arafat. La recién clausurada sesión del Consejo Nacional Palestino ha sido la del apoyo a la `intifada' pero también la de la paz siempre y cuando lo quieran los Estados Unidos e Israel". Y en efecto la pelota la tienen los Estados Unidos, que han sido por más de 20 años además del "gran hermano de Israel", los que le reprochaban a la OLP la no aceptación de la resolución 242 de la ONU que afirma el derecho de Israel y de otros Estados de la región a la paz y a fronteras seguras y reconocidas internacionalmente. La no aceptación de la existencia de Israel por parte de la OLP era considerada en realidad como la prueba tangible de sus intenciones desestabilizadoras o terroristas. Sin embargo, los Estados Unidos han optado por una actitud de expectativa aunque el presidente electo, George Bush, durante la campaña electoral declaró claramente que se oponía a la constitución de un Estado palestino porque iría en contra de los intereses de Israel, de Jordania y por lo tanto de los mismos Estados Unidos.

El gobierno israelí de Yitzak Shamir y Shimon Peres, inmediatamente después de proclamado el Estado palestino comenzó una "guerra diplomática", -además de la guerra de represión contra la población de los territorios ocupados- con el objetivo de desacreditar las resoluciones del Consejo Nacional Palestino e impedir que la política de Arafat sea considerada una eficaz iniciativa de paz.

Todas las embajadas de Israel han sido movilizadas e incluso el líder del Partido Laborista y ministro de Relaciones Exteriores Shimon Peres -es decir, el ala menos intransigente- está de acuerdo, calificando las resoluciones adoptadas de "sin sustancia". Los Estados Unidos, por su parte, justifican su posición inflexible dado que ciertas condiciones puestas por Washington no se han cumplido, como el reconocimiento "explícito" de Israel y que la OLP no ha renunciado al "terrorismo" o a la "violencia".
en el sentido norteamericano, negando el derecho de los palestinos a oponerse a la ocupación de su propia tierra con la fuerza y reconociendo en cambio, el derecho de Israel de hacer "respetar el orden". Acusan además a las resoluciones del CNP de "ambiguas" y no apoyan la participación de la OLP en una conferencia internacional. La administración norteamericana sostiene que la OLP no puede declarar unilateralmente un Estado independiente en un territorio ocupado en estos momentos por Israel.

La Unión Soviética y con ella buena parte de los países del bloque del Este, así como los países no alineados y sobre todo el mundo árabe apoyan en principio la decisión tomada por el CNP. El pasado viernes 18 de noviembre la Unión Soviética conoció oficialmente al nuevo Estado palestino, una señal significativa que refuerza la victoria política de Arafat.

Hasta ahora son más de 30 los países que han reconocido oficialmente el Estado palestino. De América Latina, sólo Cuba y Nicaragua se han pronunciado a favor. La OLP declaró que está satisfecha con la acogida internacional al Estado palestino y pone ahora sus esperanzas en la posición que adopten los países de la Comunidad Económica Europea en su habitual reunión del lunes 21, que en el caso de ser positiva compensaría la negativa de Estados Unidos, en particular en lo que se refiere a la iniciativa de celebrar una conferencia internacional de paz sobre el Medio Oriente. No obstante, Francia, y en particular el ministro de Estado Roland Dumas, declaró que es "contrario a la jurisprudencia francesa" reconocer un Estado que no dispone de un territorio definido aunque no ponen dificultades "de principio". El único país europeo que hasta ahora ha declarado su aceptación es Turquía, lo que suscitó la inmediata reacción de Israel que amenazaba con romper relaciones diplomáticas con Ankara.

Londres y Roma juzgan la iniciativa de la OLP como un "paso significativo" en la justa dirección. Tanto Alemania como Francia "estudian" prudentemente, tomándose el tiempo necesario, los resultados de la cumbre de Argel.

En Asia, Bangladesh y Malasia, países oficialmente musulmanes, lo han reconocido. Si bien Siria mantiene su rechazo, Egipto en un comunicado oficial dio su apoyo. Las únicas críticas explícitas a la OLP provienen de Irán (Libia a pesar de las críticas a la resolución reconoció el Estado de Palestina) y de las tres formaciones palestinas pro-sirianas que consideran las iniciativas de Argelia un "crimen" y una "catástrofe".

Y mientras en las cancillerías de todo el mundo se está evaluando en términos "diplomáticos", la histórica declaración de Argel, quienes no han perdido tiempo han sido los palestinos de los territorios ocupados que desde hace un año combaten con piedras uno de los ejércitos más poderosos del mundo. Retando la represión y el toque de queda, más de un millón de palestinos salieron a las calle bailando y cantando "Biladi, Biladi" (mi patria, mi patria) como símbolo de esperanza. -

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com