Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/11/27 00:00

Patrono político

Patrono político

Esta podría ser la decisión más polémica del año para Juan Pablo II. El viernes anterior el sumo pontífice anunció la proclamación de Santo Tomás Moro como santo patrono de los políticos, con ocasión del Año Santo de parlamentarios y funcionarios del mundo entero. Moro fue miembro del Parlamento inglés, lo que le significó no solamente entregarse al servicio de su pueblo sino sufrir la enemistad de los soberanos, que en esa época (primeros años del siglo XVI), no se caracterizaban por aceptar con elegancia los avatares de la política. Moro, quien antes de ser parlamentario había sido monje cartujo, fue en principio muy allegado al rey Enrique VIII, que lo nombró canciller, pero luego se negó a aceptar el divorcio del monarca de su primera esposa Isabel de Aragón, no asistió a la coronación de Ana Bolena y rechazó la separación de la Iglesia Anglicana de la autoridad papal. Todo eso le ocasionó la decapitación en 1535.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.