Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/17/2017 12:19:00 PM

Pence advierte a Corea del Norte que se acabó la "era de la paciencia estratégica"

En medio de la tensión Estados Unidos evalúa la necesidad de modernización de su arsenal atómico. Rusia llama a la prudencia y Corea del Norte asegura que está dispuesta a responder a cualquier acción militar.

Con el pasar de los días las relaciones entre Estados Unidos y Corea del Norte se tensan un poco más. Esta vez el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, recomendó a Corea del Norte no poner a prueba la "determinación" del presidente Donald Trump frente a los programas balístico y nuclear de Pyongyang y advirtió que "todas las opciones están sobre la mesa".

Pese a las presiones internacionales, Corea del Norte intentó el domingo sin éxito lanzar un nuevo misil y se teme que el país se esté preparando para llevar a cabo un sexto ensayo nuclear.

Puede leer: ¿La mano dura se impone en el mundo?

Washington quiere lograr la desnuclearización del Norte "por medios pacíficos, mediante negociaciones pero todas las opciones están sobre la mesa y seguimos al lado del pueblo de Corea del Sur", dijo Pence en una rueda de prensa en Seúl, tras visitar la tensa frontera que separa el Norte y el Sur de Corea.

"Estas dos últimas semanas, el mundo ha sido testigo de la fuerza y determinación de nuestro nuevo presidente durante operaciones llevadas a cabo en Siria y Afganistán", declaró Pence en referencia al bombardeo estadounidense contra una base aérea del régimen sirio y al lanzamiento de una súperbomba contra yihadistas en Afganistán.

Puede interesarle: Las ‘cartas‘ de Uribe frente a Donald Trump

"Corea del Norte haría mejor en no poner a prueba su determinación, o la potencia de las fuerzas armadas de Estados Unidos en esta región", añadió Pence junto al primer ministro y presidente surcoreano en funciones, Hwang Kyo-Ahn.

Por su parte, el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Serguei Lavrov, declaró este lunes que esperaba que Estados Unidos no actúe "unilateralmente".

"Espero que no habrá acciones unilaterales como las que hemos visto recientemente en Siria" dijo Lavrov en conferencia de prensa, y advirtió que aunque la violación, por parte de Pyongyang, de las resoluciones de la ONU sea censurable, "ello no quiere decir que sea posible violar el derecho internacional usando la fuerza" contra Corea del Norte.

Lea: ¿Trump está dando palos de ciego?

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, llamó a todas las partes a mostrar "prudencia", para "evitar cualquier acción que pueda ser interpretada como una provocación".

Trump, que el jueves prometió que el "problema" norcoreano sería "tratado", había anunciado anteriormente el envío a la península coreana del portaaviones Carl Vinson, escoltado por tres buques lanzamisiles, y habló de una "armada" de submarinos.

Trump ha advertido que no permitirá que Corea del Norte desarrolle misiles balísticos intercontinentales capaces de transportar cabezas nucleares hasta el oeste de Estados Unidos.

El número dos del régimen norcoreano respondió el sábado que su país estaba listo para "responder a una guerra total con una guerra total" y "a cualquier ataque nuclear con un ataque nuclear a nuestra manera".

Corea del Norte asegura que necesita esas armas, incluso nucleares, para protegerse de la creciente amenaza de invasión por parte de fuerzas estadounidenses.

Pero lo más preocupante es que Corea del Norte anunció que responderá a "cualquier tipo de guerra" que desate Estados Unidos. Así lo aseguróeste lunes el representante norcoreano ante la ONU.

"Si Estados Unidos se atreve a recurrir a una opción militar (...) la RPDK (República Popular Democrática de Corea) está lista para reaccionar a cualquier tipo de guerra que Estados Unidos desee", dijo el embajador adjunto Kim In Ryong en una conferencia de prensa.

Contexto: Corea del Norte dice estar “preparada para la guerra con armas nucleares”

Zona militarizada

Mike Pence, que llegó el domingo a Corea del Sur, se desplazó este lunes a la frontera entre las dos Coreas.
Estados Unidos, que tiene desplegados a 28.500 soldados en Corea del Sur, "aniquilará cualquier ataque y opondrá una respuesta aplastante y eficaz ante cualquier utilización de armas convencionales o nucleares", declaró el vicepresidente, instando a la comunidad internacional a presionar a Corea del Norte.

"Es alentador ver a China comprometerse en este sentido", dijo Pence. "Pero Estados Unidos está preocupado por las represalias económicas de China contra Corea del Sur después de que esta haya tomado medidas apropiadas para defenderse", dijo.

Se trata de una referencia a las medidas adoptadas por Pekín en respuesta al escudo antimisiles estadounidense THAAD en Corea del Sur, cuyo despliegue Washington y Seúl quieren acelerar.

China, molesta por la instalación tan cerca de su territorio de un dispositivo estadounidense, que considera una amenaza contra sus intereses, ha obligado al cierre de decenas de tiendas surcoreanas en China. Para Seúl, se trata de medidas de represalias al despliegue del THAAD.

Se trata de la primera visita de Pence a Corea del Sur, una etapa de una gira por la región Asia-Pacífico que incluye paradas en Japón, Indonesia y Australia.

Más armas

Por su parte, Donald Trump anunció en su cuenta de Twitter que sus tropas se están fortaleciendo. "Nuestras tropas se están desarrollando rápidamente y se vuelven más fuertes que nunca. Francamente, no tenemos otra opción", escribió el mandatario.

Además, Estados Unidos anunció que comenzó a revisar su sistema de disuasión nuclear para determinar las necesidades de modernización del arsenal atómico, tal y como ordenó el presidente estadounidense, Donald Trump.

En un comunicado, la portavoz del Pentágono, Dana White, aseguró que el secretario de Defensa, James Mattis, pidió que comience la revisión del arsenal nuclear con la cooperación de varias agencias federales.

Se espera que las conclusiones sean transmitidas al presidente a finales de año.

El equipo que revisará las necesidades de modernización del arsenal nuclear y la estrategia de disuasión de otras potencias nucleares estará liderado por el subsecretario de Defensa en funciones, Bob Work, y el segundo en la jefatura del Estado Mayor Conjunto, el general Paul J. Selva.

Con información de AFP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1832

PORTADA

El fantasma del castrochavismo

La mitad del país cree que Colombia está en peligro de convertirse en la próxima Venezuela. ¿Cuáles son las posibilidades reales de que eso suceda?