Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2009/12/05 00:00

Poca resistencia en gran ofensiva de EE.UU. en Afganistán

Los soldados estadounidenses y afganos que iniciaron la primera ofensiva desde que el presidente Barack Obama anunció el envío de nuevos efectivos a Afganistán se encontraron con poca resistencia el sábado por parte de facciones insurgentes.

Poca resistencia en gran ofensiva de EE.UU. en Afganistán

Unos 1.000 infantes de marina y 150 soldados afganos forman parte de la operación conocida como "Furia de cobra", en el valle de Now Zad en la provincia de Helmand, escenario de muchos ataques el verano pasado. Las fuerzas intentaban el sábado interrumpir las líneas de abastecimiento y comunicaciones de los talibanes.
 
El viernes, helicópteros MV-22 Osprey dejaron a cientos de soldados en territorio controlado por los talibanes en la punta norte del valle. Un segundo grupo de mayor tamaño avanzaba hacia el norte desde la base de operaciones de Now Zad.
 
"No damos por sentado el bajo nivel de contacto", dijo el portavoz del ejército estadounidense, William Pelletier. "Tan sólo porque la situación esté tranquila no significa que será así en 24 horas. Parte de la operación es lograr un efecto de disrupción a las actividades de abastecimiento de los talibanes. Los infantes de marina y soldados afganos continúan la operación, continúan avanzando en el valle".
 
No se han reportado heridos por las autoridades afganas o estadounidenses. Un comunicado del ministerio de Defensa afgano señaló que cuatro insurgentes murieron y otros dos fueron arrestados. El documento indicó que se confiscaron 100 kilos (220 libras) de explosivos, 200 minas y grandes cantidades de mortero.
 
La ofensiva se lleva a cabo en una zona donde las fuerzas estadounidenses y de la OTAN han intentado durante años romper con el centro operacional de los insurgentes.
David Petraeus, el general encargado de las guerras en Afganistán e Irak, dijo a The Associated Press el viernes que la ofensiva forma parte de las preparaciones para la llegada de unos 30.000 soldados estadounidenses de refuerzo. Petraeus dijo que el ejército ha trabajado durante meses para ampliar el "círculo de seguridad" en torno a ciudades clave en las provincias de Helmand y Kandahar.
 
Además de los soldados estadounidenses, los aliados europeos de Estados Unidos calculan que enviarán 7.000 nuevos soldados a Afganistán el año que viene "con más en un futuro", dijo el viernes el dirigente de la OTAN, Anders Fogh Rasmussen.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.