Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/9/2015 12:45:00 PM

El policía musulmán asesinado por los extremistas islámicos

Ahmed Merabet, asesinado a quemarropa, era musulmán y de origen Argelino.

;
AFP
Los homenajes se multiplican en Francia para recordar al policía de origen argelino Ahmed Merabet, descrito por sus amigos como "bueno y justo" y que fue abatido fríamente en el ataque contra el semanario Charlie Hebdo.

En la comisaría del centro de París, donde Ahmed Merabet trabajaba, ciudadanos anónimos depositaban flores en los jarrones instalados y dejaban mensajes en el libro de condolencias.

"Era lo mínimo que podía hacer", explica Bertrand, quien depositó una rosa blanca en memoria de este agente y otra en memoria de los trabajadores asesinados.

Merabet, nacido en 1974 en una familia de origen argelino, fue abatido por un disparo en la cabeza cuando los atacantes del semanario satírico huían.

"Esta es la prueba, a través de una tragedia, que los musulmanes no escapan [de los ataques] y que no hay una quinta columna", estima el bloguero musulmán ortodoxo Fateh Kimouche.

Muchos miembros de la comunidad musulmana de Francia temen que, tras la matanza del miércoles, la sociedad confunda a los musulmanes con los extremistas. Además de Merabet, el corrector de Charlie Hebdo, Mustapha Ourrad, también fue asesinado. Ambos provenían del norte de África.

En Twitter, la palabra clave #JeSuisAhmed apareció rápidamente junto a #JeSuisCharlie. "El Islam es una religión de paz y el terrorismo no tiene religión", reitera un tuitero.

"El verdadero musulmán es aquel que, en uniforme, busca proteger a sus conciudadanos", asegura Pascal Popelin, diputado de los barrios populares de las afueras de París y quien conoció a Merabet en 2006.

Ahmed Merabet, que acababa de pasar su habilitación para ser oficial de policía judicial, vivía en Livry-Gargan, a las afueras de París. Allí, sus allegados se manifestaron el jueves por la noche frente a la vivienda familiar.

"Era ante todo francés y es lo más importante. Ahmed era un hombre bueno y justo", dice uno de sus amigos.

Amigos y anónimos se muestran también conmovidos por la difusión en internet del video de la muerte del policía. "Es indecente mostrar esto", estima uno de sus allegados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.