Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/22/1999 12:00:00 AM

POR EL MUNDO ENTERO

Un documento recién desclasificado revela la extensión de los planes atómicos de Estados <BR>Unidos en la Guerra Fría.

La amenaza de una confrontación nuclear fue el eje alrededor del cual giró la política mundial
durante los años de la Guerra Fría. Pero en ninguna parte del mundo se vivió con tanta obsesión como en
Estados Unidos. El propio gobierno de Washington estimuló el crecimiento de una paranoia atómica por la
cual se gastaron miles de millones de dólares en el despliegue de armas, la preparación de la gente y la
construcción de refugios públicos y privados. Pero la dimensión del riesgo que se corrió sólo se ha venido a
conocer a medida que los documentos históricos han salido del secreto. La última revelación corrió por cuenta
de la revista Bulletin of the Atomic Scientists, una publicación que nació en 1947 bajo el padrinazgo, entre
otros, de Albert Einstein. La revista, dedicada a la divulgación del peligro nuclear, consiguió mediante una
demanda de libertad de información que el Pentágono le entregara un documento titulado "Historia de la
custodia y despliegue de armas nucleares; junio 1945 a septiembre 1977". Ese texto viene a confirmar que en
su esfuerzo por mantener una fuerza disuasiva Washington inundó el mundo entero de bombas atómicas.
La deducción inevitable es que la Casa Blanca sabía muy bien los riesgos que corría y por eso propició en su
pueblo una obsesión que no se repitió en ninguna parte del mundo. El documento revela que la distribución
mundial de las bombas comenzó el 11 de junio de 1950 cuando el presidente Harry Truman autorizó el
traslado de 89 ensambles prenucleares a Gran Bretaña. En esa época las bombas constaban de un
componente nuclear, la 'cápsula' y esos ensambles no nucleares, compuestos por 5.000 libras de potentes
explosivos, todo lo cual se armaba a bordo del avión en ruta hacia su objetivo. En el traslado a la isla de
Guam, en junio de 1950, un bombardero B-52 se estrelló al aterrizar con uno de esos ensambles a bordo y la
explosión se sintió a 50 kilómetros. Si ese accidente hubiera tenido lugar unos meses después, cuando se
estrenaron nuevas bombas de una sola estructura, el desastre hubiera sido catastrófico. En ese mismo año
un incidente similar tuvo lugar en Canadá.El documento contiene múltiples revelaciones espeluznantes. Por
ejemplo, que varios países nunca supieron que en su suelo había armas nucleares
norteamericanas, como Puerto Rico, Cuba (Guantánamo) y Francia. Otras, como Dinamarca y su colonia
Groenlandia, e Islandia, tenían una política oficial declaradamente antinuclear y sin embargo fueron bases
atómicas sin saberlo. En otro aparte se sabe que, durante los primeros años de los 'Programas de
cooperación' (por los cuales los países receptores asumían algún manejo de las bombas), los controles eran
increíblemente laxos. Durante años, por ejemplo, las bombas atómicas quedaban bajo control de los pilotos
de Alemania Occidental cuando estaban en bajo estado de alerta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.