Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/31/2017 9:28:00 AM

Por qué la oposición en Venezuela está "indignada" con el "salvavidas financiero" de Goldman Sachs al gobierno de Maduro

Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional, envió una carta al director ejecutivo de Goldman Sachs para criticar la operación en la que el banco compró US$2.800 millones en bonos de la petrolera estatal PDVSA al Banco Central de Venezuela.

;
BBC

El gobierno socialista de Venezuela siempre presume de pagar sus compromisos de deuda con Wall Street.

Este lunes, esa contradictoria relación entre Caracas y la gran meca del capitalismo indignó a la oposición, que desde hace dos meses promueve protestas casi diarias contra el gobierno, en el marco de las cuales ya han muerto alrededor de 60 personas.

Este lunes hubo también manifestaciones, pero la noticia del día fue otra.

Julio Borges, presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, controlada por la oposición desde las legislativas de 2015, envió una carta al director ejecutivo del banco inversor estadounidense Goldman Sachs.

La razón de la misiva es el reporte publicado el fin de semana por el diario The Wall Street Journal en el que se aseguraba que el banco compró US$2.800 millones en bonos de la petrolera estatal PDVSA al Banco Central de Venezuela. Goldman Sachs pagó apenas US$865 millones por una deuda que vence en 2022.

Lea: Capriles denunció que fue golpeado en protesta

Que un banco inversor compre deuda a una empresa estatal pasa todos los días. Pero dos aspectos hacen especial la operación de la que habla el medio estadounidense:

Primero, el momento en el que llega, con un gobierno en una situación muy comprometida y con escaso flujo de caja.

En segundo lugar, la tremenda rentabilidad para Goldman Sachs y el consiguiente perjuicio para las arcas futuras del Estado Venezolano.

Ya en la primera línea de la misiva, escrita en inglés a Lloyd Blankfein, director ejecutivo de Goldman Sachs, Julio Borges dice estar "preocupado" e "indignado".

Luego califica la operación como un "salvavidas financiero" para el gobierno de Nicolás Maduro, al que define como "dictador".

El presidente de la Asamblea acusa al banco de ayudar a financiar la "brutal represión" contra los manifestantes, que este mismo lunes volvieron a la calle.

Y le recuerda que el Parlamento investigará una operación que podría ir en contra del propio código de ética del banco, según el cual Goldman Sachs identifica potenciales violaciones de derechos humanos antes de hacer una transacción.

Ni PDVSA ni el Banco Central de Venezuela se pronunciaron al respecto. Sin embargo, tras el día festivo en Estados Unidos, BBC Mundo recibió por correo electrónico un comunicado de Goldman Sachs explicando la compra.

"Hemos invertido en bonos de Pdvsa porque, como muchos en la industria del manejo de activos, creemos que la situación en el país deberá mejorar con el tiempo.

Confidencial: Estómagos vacíos en Venezuela

Compramos estos bonos, que fueron emitidos en 2014, de un corredor en el mercado secundario sin querer interactuar con el gobierno de Venezuela. Están asegurados en fondos y cuentas que administramos en representación de nuestros clientes", dijo el comunicado enviado por el equipo de Goldman Sachs en Londres.
Y continuó:

"Muchos inversionistas hacen a diario inversiones similares a través de fondos mutuos, fondos de índice y ETFs (fondos de inversión cotizados) que también contienen fondos de Pdvsa. Reconocemos que la situación es compleja y en proceso de evolución y que Venezuela está en crisis. Aceptamos que la vida allí tiene que mejorar y hemos hecho la inversión en parte porque así lo creemos".

Ni reconocer ni pagar

Borges y la oposición denuncian así presuntas violaciones de derechos humanos por parte del gobierno, que a su vez califica como "operaciones terroristas" las protestas de la "ultraderecha", a la que acusa de fomentar un golpe de Estado con ayuda de Estados Unidos.

"Una cosa es que quieras aprovecharte del mercado. El dinero no tiene corazón y nadie le pide eso a los inversionistas. Pero es que las operaciones con la república están financiado delitos de lesa humanidad", dijo a BBC Mundo Rafael Guzmán, diputado opositor y miembro de la comisión de finanzas de la Asamblea Nacional.

Tras esa estrategia hay una amenaza para los compradores de bonos. "Pretendo recomendar a cualquier futuro gobierno democrático no reconocer ni pagar esos bonos", expresó Borges en la carta a Goldman Sachs.

Puede leer: Los íconos de las protestas opositoras en Venezuela

Guzmán confirmó a BBC Mundo que la oposición ya ha hablado de ese asunto en los últimos meses con varios bancos de inversión.

"Muchos bancos se han echado para atrás. Otros no. Que cada quien asuma las consecuencias", afirmó el diputado.

Problema de liquidez

El gobierno recurre a este tipo de operaciones porque se enfrenta a un grave problema de liquidez.

La caída de los precios del petróleo y la merma en su producción han supuesto una severo recorte de divisas: 96 de los 100 dólares que llegan al país los aporta el crudo.

Además, entre sus principales compradores de petróleo sólo Estados Unidos paga en efectivo.

Todo ello afecta a las arcas de un gobierno que ha tenido que restringir severamente sus importaciones. En enero, el presidente Maduro admitió en 2016 una caída de importaciones del más de 50% respecto a 2015.

Y esa es la principal razón de la actual escasez de alimentos y medicinas, uno de los problemas más graves del país con las mayores reservas de petróleo del mundo.

Lea: Elecciones de Constituyente en Venezuela serán en julio

A pesar de todo, el gobierno es buen pagador de una deuda que cada vez coloca en los mercados a mayor coste.

Y en ese sentido se enmarca la operación de Goldman Sachs, que la compró con un descuento del 69%.

"Es el rendimiento más grande de la historia de los mercado financieros internacionales", dijo a BBC Mundo el economista Alejandro Grisanti, experto en deuda.

Grisanti afirmó que el hecho de que el Banco Central haya vendido "muy por debajo del precio de mercado" habla del mal momento por el que pasa la economía del país y la necesidad de liquidez del gobierno.

El economista cree clave conocer quién fue el intermediario, ya que Goldman Sachs no compró los bonos directamente al Estado.

Grisanti opinó, sin embargo, que el banco no se puede escudar en que la operación fue en el mercado secundario.

"Es muy difícil que unos banqueros con la experiencia que tienen en esta compra y venta de bonos no supieran que están financiando de manera indirecta al Estado", dijo.

"No es oxígeno, es heroína"

Esos márgenes, aseguran los expertos consultados, pueden ser indicador de que no hay intención de pagar la deuda, por lo que Venezuela se vería obligada pronto a una reestructuración.

"No es oxigeno, es heroína. Es endeudarse al 48%. El que se endeuda y no tiene cómo salir del hueco se mete más hondo", dijo a BBC Mundo el economista venezolano Ricardo Hausmann, profesor en Harvard, exministro de Planificación y muy crítico con el gobierno de Maduro.

Hausmann califica de "inmoralidad" la operación de Goldman Sachs. "Son nuevas heridas en la piel de Wall Street", afirmó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.