Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/08/22 22:00

Crece la tensión entre las dos Coreas por cuenta de unos parlantes

El viernes la situación entre estos dos países llegó a límites insospechados. Los dos Estados están técnicamente en guerra desde 1950 y siguen sin soportarse.

Todo comenzó cuando el gobierno de Corea del Sur resolvió volver a instalar, frente a la Zona Desmilitarizada que la separa de su vecina, unos potentes altoparlantes en los que difunde a altos volúmenes propaganda anticomunista.  Ante semejante afrenta, el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, decidió atacar a cañonazos esas instalaciones, que los sureños habían retirado hace diez años ante el deshielo que experimentaban las relaciones mutuas en esa época. Y el viernes Kim declaró al país en estado de guerra, mientras amenazaba a su contraparte, la presidenta Park Geun-hye, con reactivar el conflicto si no apagaba los aparatos en 48 horas. Si no fuera porque los cañonazos de parte y parte son reales, el asunto resultaría hasta ridículo, pues en la era de internet y las redes sociales, que dos países se enfrenten por un instrumento de propaganda propio de hace 60 años, capaz si acaso de abarcar dos kilómetros de territorio, parece una pataleta infantil.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.