Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/04/26 20:35

Trump arrasa y Clinton pisa fuerte en primarias en EE. UU.

El precandidato republicano ganó en los cinco estados que votaban este martes. Clinton salió victoriosa en Connecticut, Delaware, Pensilvania y Maryland.

Matemáticamente será imposible para Clinton y Trump obtener suficientes delegados para obtener este martes la mayoría necesaria para la nominación partidista. Foto: AFP

Donald Trump arrasó con victorias en los cinco estados que votaban en primarias este martes, una barrida que lo acerca a la meta de conquistar la nominación del partido Republicano a las presidenciales de noviembre.

El magnate neoyorquino derrotó de manera indiscutible a Ted Cruz y John Kasich en Delaware, Pensilvania, Connecticut, Rhode Island y Maryland, según las proyecciones de las cadenas de televisión.

La demócrata Hillary Clinton, por su parte, venció las primarias Demócratas en Connecticut, Delaware, Pensilvania y Maryland, y de esa forma mantiene su paso firme a la nominación para ser candidata presidencial en las elecciones de noviembre.

En tanto, el senador Bernie Sanders se impuso en la primaria Demócrata de Rhode Island.

La ventaja de Clinton en número de delegados aumenta las presiones dentro del partido Demócrata para que Sanders arroje la esponja y permita que la ex secretaria de Estado comience a prepararse para la segunda y decisiva fase de la campaña presidencial.

Durante el fin de semana, el equipo de campaña de Clinton filtró a la prensa que un selecto grupo de asesores de la aspirante presidencial ya comenzó a analizar nombres para un eventual compañero de fórmula presidencial, sugiriendo que la victoria es un hecho irreversible.

Matemáticamente será imposible para Clinton y Trump obtener suficientes delegados para obtener este martes la mayoría necesaria para la nominación partidista.

Pero los favoritos de cada partido se acercan sin pausa a la meta, a seis semanas del fin de las elecciones internas: los demócratas se reparten 462 delegados en la jornada y los republicanos 172, incluyendo 54 no comprometidos con ningún aspirante.

Si Clinton repetía el resultado de Trump dejaría contra las cuerdas a su rival Bernie Sanders, el intempestivo orador que logró movilizar a las urnas a la juventud demócrata con su mensaje antisistema y anti Wall Street.

En el campo republicano, los resultados ayudan a Trump a amplíar su fabulosa ventaja en la carrera por la nominación partidista, contrarrestando una improvisada y ya deshilachada alianza tejida por sus rivales Ted Cruz y John Kasich para bloquearlo.

No contar los pollos anticipadamente

Luego de más de doce horas de votación la gran mayoría de los centros electorales cerraron las urnas en Connecticut, Delaware, Maryland, Rhode Island y Pennsylvania.

En Chevy Chase, Maryland, en los suburbios de Washington, Imalka Senadhira, una nativa de Sri Lanka se preparaba para votar por primera vez como ciudadana estadounidense.

Senadhira declinó decir por quién votaría pero sugirió que no estaba lista para escoger a un novato. "Siempre he creído en la experiencia y la sabiduría así que iré con eso", dijo esta maestra de 53 años.

Con 1.241 delegados antes del martes, Sanders sigue lejos de los 1.954 con que cuenta Clinton, según CNN, incluyendo 500 ‘superdelegados‘ (figuras del partido y funcionarios). Se requieren 2.383 delegados para obtener la candidatura presidencial demócrata en la convención que tendrá lugar del 25 al 28 de julio en Filadelfia.

Pero el senador por Vermont no muestra señales de tirar la toalla y ha prometido luchar hasta el 7 de junio, cuando California distribuirá 576 delegados en sus primarias.

"No contemos los pollos antes de nacer", dijo Sanders el martes en una entrevista con MSNBC.

En esa misma entrevista, Sanders se mostró convencido que, a pesar de la desventaja con relación Clinton, aún tiene posibilidades de conseguir la nominación partidaria.

"No acepto la idea de que no tenemos un camino a la victoria", afirmó.

"Es un camino angosto, pero tenemos un camino", dijo en otra entrevista.

"Decidiremos en la convención"

Según el sorpresivo acuerdo entre los rivales de Trump, Kasich acordó no hacer campaña en Indiana, que vota el 3 de mayo, y Cruz devolverá el favor luego en Nuevo México y Oregon para tratar de quitarle triunfos a Trump en esos estados.

Pero horas después de la sorpresiva tregua, Kasich la minimizaba admitiendo que no está diciendo a sus seguidores que no voten por él en Indiana: "¿Cuál es el problema?", apuntó.

En la red Twitter, Trump afirmó este martes que la alianza entre Cruz y Kasich era "un chiste que se cae a pedazos, no es respetada y está prácticamente muerta. ¡Muy estúpido!"

Trump marcha adelante en su intento por alcanzar los 1.237 delegados necesarios para declarar victoria absoluta en la convención republicana, que se celebra del 18 al 21 de julio en Cleveland.

Para Cruz y Kasich, la única estrategia es detener a toda costa al magnate inmobiliario antes de ese umbral fatídico, con el fin de provocar un escenario no visto desde 1976: una convención "abierta", en la cual los delegados deberán votar, tantas veces como sea necesario, hasta alcanzar una mayoría absoluta.

"No veo a Trump obteniendo los 1.237 delegados (...) así que probablemente decidiremos en la convención y espero que sea así porque no me gusta Donald Trump", dijo a la AFP Preston Cooper, un elector republicano en Bethesda, Maryland.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.