Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2012 12:00:00 AM

¿Puede una madre convertir a su hijo en un asesino?

¿Qué tan responsable es Nancy Lanza, madre de Adam Lanza, en la masacre de Newtown?

En la cartelera colombiana hay en la actualidad una película angustiante: Tenemos que hablar de Kevin. En líneas generales la cinta aborda esas preguntas obvias que surgen cuando ocurre algo terrible: ¿Dónde están los padres del individuo que hizo aquello? ¿Qué tipo de educación recibió para hacer algo de esa dimensión? ¿Cómo es posible que una sociedad produzca criaturas tan peligrosas? Los espectadores no van a encontrar aquí las respuestas sino a ver la compleja experiencia de una madre cuyo hijo adolescente ha cometido una masacre, y tiene que vivir no sólo con la tragedia y sus implicancias (incluyendo el rechazo social) sino con la responsabilidad de no haber podido evitar que su hijo se convirtiera en un asesino en masa.

En el caso de la masacre de Newtown, en Estados Unidos, la señora Nancy Lanza ni siquiera tuvo la oportunidad de explicar que ella no es la responsable. Fue la primera víctima del joven Adam Lanza. Sin embargo, hoy todos los medios en Estados Unidos indagan hasta qué punto ella lo llevó por el camino equivocado.

Las crónicas periodísticas cuentan que Nancy Lanza para algunos amigos era una mujer “encantadora” y “responsable”. Mientras, otros la ven como una coleccionista excéntrica de armas de fuego. De las pocas cosas que han trascendido de Nancy Lanza, rubia y de mirada alegre según las fotos que han sido difundidas, se sabe que estaba divorciada, que estuvo casada con un ejecutivo de GE Capital y que vivía en una bonita casa de Newtown, donde guardaba muchas armas, entre ellas, un fusil de asalto que usó su hijo para matarla.

La excuñada de Nancy Lanza, Marsha Lanza, ha declarado a la televisión que la madre de Adam era una “preparacionista”, una persona que se prepara para poder sobrevivir y defenderse en caso de catástrofe de fuerza mayor o de un cataclismo económico mundial. Otros testimonios bajan el tono y describen a Nancy Lanza como una mujer normal que, como muchos otros estadounidenses, le gustaban las armas de fuego y que fue asesinada por un hijo que trataba de educar lo mejor posible. “(Nancy) te entregaba una sonrisa cuando entraba en una habitación”, ha declarado John Berqquist, uno de sus amigos quien ha salido en su defensa.

“Era una persona muy responsable, sobre todo, con las cuestiones de seguridad”, ha añadido a la cadena CNN Russ Hanoman, otros de sus amigos, quien además ha reiterado que usaba las armas de fuego “con mucha precaución”. Sebastian Morrell, otro de sus allegados, ha manifestado también que la madre de Adam Lanza tenía “un gran sentido moral”.

Lo que parece seguro es que Nancy Lanza trataba de cuidar de su hijo, un joven muy inteligente, pero con dificultades sociales, a diferencia de su hermano mayor, de 24 años, y que siguió los pasos del padre como experto fiscal. “Ella acabó por escolarizarle en casa”, ha explicado Marsha Lanza, que califica a Adam como un joven muy brillante. Los amigos consultados por CNN han coincidido en afirmar que la madre del autor de la masacre tenía planeado mudarse el año próximo a otra ciudad para buscar una universidad adecuada para su hijo.

Otros difieren y dicen que el joven era llevado por su propia madre a los bosques para que aprendiera a disparar. Lo ejercitó tan bien que el muchacho cuando entró a la escuela solo necesitó menos de cinco minutos para asesinar a 26 personas. Y la historia aún es más desoladora para la madre pues casi nadie se ocupa de su caso como una víctima más. Ven en ella algo de responsabilidad a pesar de que fue la primera en morir.                                                                                                                                       
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.