Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/1/2014 12:00:00 AM

Putin, listo para invadir Ucrania

El parlamento de Rusia autorizó al presidente Vladimir Putin para que use las fuerzas militares de su país en Ucrania.

El voto unánime del sábado formalizó lo que las autoridades de Ucrania han descrito como un despliegue en marcha de tropas rusas en la estratégica región ucraniana de Crimea. También planteó la posibilidad de que Moscú envíe su ejército a otros lugares de Ucrania.

El presidente Barack Obama advirtió el viernes a Moscú que "habrá costos" si Rusia intervenía militarmente.

Putin solicitó autorización al parlamento ruso para el uso de la fuerza mientras estallaban manifestaciones prorrusas en las zonas ucranianas de habla rusa, donde los manifestantes agitaron banderas del país vecino y golpearon a los partidarios del nuevo gobierno ucraniano.

La intervención rusa elevó fuertemente los riesgos en el conflicto tras la salida del presidente prorruso de Ucrania la semana pasada debido a un movimiento de protesta que busca acercar al país a la Unión Europea y alejarla de Rusia.

Putin alega que hizo la solicitud para proteger a los rusos étnicos y al personal de una base militar rusa en Crimea, una región estratégica en la que acoge una importante base naval rusa.

Legisladores rusos habían instado a Putin que tomara medidas para proteger a los rusos en Crimea.

En Kiev, el gobierno interino de Ucrania ya ha acusado a Moscú de una lanzar una "invasión y ocupación militar", después de que tropas descritas como rusas tomaron posiciones fuera del parlamento regional, aeropuertos y otras instalaciones clave en esta península.

La presidenta de la cámara alta rusa, Valentina Matvienko, dijo el sábado que Rusia podría desplegar tropas adicionales a Crimea para ayudar a proteger a la población local de las nuevas autoridades ucranianas, vistas como prooccidentales.

Previamente, el primer ministro de Crimea, Sergei Aksenov, solicitó asistencia al presidente ruso para mantener la paz en la zona. Aksenov fue nombrado primer ministro después de hombres armados prorrusos tomaron el parlamento regional.

La crisis se agudiza

El presidente ruso Vladimir Putin desde hace tiempo intenta estrechar más los vínculos de Rusia con Ucrania, una nación de 46 millones de habitantes que se considera la cuna antigua de la civilización eslava.

Aunque Ucrania está claramente definida en los mapas, su historia muchas veces sangrienta lleva la huella de invasiones y ocupaciones; distintos pueblos y creencias. También es una región que durante siglos ha tratado de definirse y ahora se encuentra tan dividida —entre el apoyo a Rusia en una parte y lealtad a Occidente en la otra— que podría parecer más bien dos países que uno.

Por la tarde, cuando termina el turno en la mina de carbón y los mineros emergen de las profundidades, pasan junto a la vieja estatua de Lenin y a menudo se dirigen a un pequeño comercio a una cuadra. Allí conversan en la playa de estacionamiento durante un rato, bebiendo botellitas de vodka.

Saben lo que ocurre en la capital nacional que parece lejana. Han visto fotos de los manifestantes de oposición abatidos a tiros en las calles de Kiev y los informes de la televisión sobre las mansiones del derrocado presidente Viktor Yanukovich, el otrora matón devenido en político prorruso que se crio en esta ciudad en el lejano este del país. Vieron cómo los manifestantes, muchos del oeste de Ucrania, ayudaban a formar un nuevo gobierno nacional.

Y no les hace gracia alguna.

"Siempre sentí que éramos muy diferentes", dijo un minero de 35 años que solo se identificó como Nikolai, que después de la secundaria fue directamente a trabajar en las minas.

La gente habla ruso en la mayor parte del este de Ucrania y asiste a los templos ortodoxos rematados en cúpulas. Se formaron durante 70 años bajo el régimen soviético y su celebración de la industrialización socialista y antes todavía bajo el imperio ruso. Para ellos, el gobierno es manejado por gente de afuera que tiene poco interés en esta parte del país. "Si tratan de presionarnos, nuestra región se rebelará".

Sus palabras tienen eco en otra conversación a 1.250 kilómetros de distancia al oeste, en una ciudad medieval, de calles con adoquinado, donde los residentes hablan ucraniano y las casas lucen la bandera de la Unión Europea con sus estrellas amarillas.

"Sencillamente somos diferentes de las personas del este", afirmó Ludmila Petrova, una estudiante universitaria en Lvov, centro de apoyo a las fuerzas prodemocráticas y rechazo a Yanukovich. "Ellos no saben qué es Occidente. Tenemos una historia diferente. Quizás es mejor que nos separemos de una vez por todas".

En extremos opuestos de Ucrania, dos ciudades, las dos de un millón de habitantes, ilustran la división.

La ciudad oriental de Donetsk parece un clisé del sombrío ambiente postsoviético, con bloques monolíticos de departamentos de la era estalinista, chozas con techo de canaletas metálicas y lealtad a Rusia. En el oeste, Lvov se ha erigido en un centro de artistas y escritores ucranianos, un imán para los turistas europeos y una ciudad desesperada de estrechar sus vínculos con Occidente.

Para los pesimistas a ultranza, como también los extremistas en ambos bandos, las ciudades ya se encuentran en naciones separadas.

"El país ya está dividido", afirmó Ivan Reyko, un trabajador de fábrica de 30 años de edad, de Donetsk, que se sumó a una reciente demostración en la Plaza Lenin, donde se erige una estatua del héroe soviético. "No hay marcha atrás a una Ucrania unida".

Varios indicios ominosos han llevado a varios diplomáticos a advertir que la región podría sumirse en la violencia. Unos 150.000 soldados rusos han empezado ejercicios militares tras la frontera. Pistoleros no identificados han ocupado el edificio del parlamento en la región de Crimea, de habla rusa, donde izaron la bandera de Rusia y entonaron como letanía "Crimea es Rusia".

EFE, AP.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.