Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2015/09/28 11:50

Putin pide "amplia coalición internacional" y apoyo al gobierno sirio

En la Asamblea General de la ONU el presidente ruso pidió cooperación en la lucha contra el terrorismo y aseguró que no hay una segunda guerra fría.

Putin tras su discurso en la Asamblea General de la ONU. Foto: AP.

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, propuso el lunes en la ONU la creación de una "amplia coalición internacional" para luchar contra el terrorismo, y pidió el apoyo de la comunidad internacional para el "Gobierno legítimo" de Siria.

"Debemos unir fuerzas para afrontar los problemas que enfrentamos todos", afirmó Putin en el discurso que pronunció en la Asamblea General de la ONU, donde regresó después de diez años de ausencia.

Putin afirmó que esa coalición debe ser similar a la que se creó para luchar contra Hitler, para "unir un amplio rango de fuerzas que estén dispuestas a resistir con resolución" a quienes, como los nazis, propagaron el "odio contra la Humanidad".

"Los países musulmanes tienen que jugar un papel clave en la coalición, más aún porque el Estado Islámico (EI) no sólo representa una amenaza directa contra ellos, sino que además ataca a una de las mayores religiones del mundo por sus métodos sangrientos", añadió.

El presidente ruso afirmó que habrá una reunión del Consejo de Seguridad de la ONU para analizar a fondo "las amenazas a Oriente Medio", en principio convocada para este miércoles, el último día de la presidencia mensual rusa de ese órgano.

Rusia quiere proponer la posibilidad de aprobar en el Consejo de Seguridad una resolución que busca "coordinar acciones de todas las fuerzas que se enfrentan al Estado Islámico y otras organizaciones terroristas", afirmó Putin.

El conflicto en Siria


El gobernante expresó su pleno respaldo al régimen sirio del presidente Bachar al Asad porque, según dijo, sus fuerzas militares y las milicias kurdas son las únicas "que verdaderamente están luchando contra las organizaciones terroristas en Siria".

Putin confirmó que Moscú está proporcionando asistencia militar y técnica tanto a Irak como a Siria para luchar contra los terroristas.

"Creo que es un enorme error negarse a cooperar con el gobierno sirio y sus Fuerzas Armadas, que tan valientemente están combatiendo al terrorismo cara a cara", insistió.

Dijo que el conflicto de Siria surge de la inestabilidad que erosionó la región a partir de la llamada "primavera árabe" en Oriente Medio y el norte de África, en 2011, cuando los problemas se habían acumulado por mucho tiempo y "la gente deseaba cambios".

Lo que ocurrió, agregó, fue que estas revueltas políticas, "más que traer reformas", resultaron en una "flagrante destrucción de las instituciones nacionales y la forma de vida".

"En lugar del triunfo de la democracia y el progreso, hemos conseguido violencia, pobreza y desastre social. Y nadie se preocupa por los derechos humanos, incluyendo el derecho a la vida", agregó.

En ese sentido, dijo que le preguntaría a quienes han causado esta situación: "¿Os habéis dado cuenta de lo que habéis hecho?".

Insistió en que el vacío de poder que ha surgido en algunos países de la zona ha derivado en el surgimiento de "áreas de anarquía".

Y aseguró que algunas filas de la oposición moderada en Siria que estaban apoyadas por Occidente fueron armadas primero, entrenadas y, después, "desertaron y se unieron al EI".

Putin aseguró que es de "vital importancia" que la comunidad internacional trabaje para "restaurar las instituciones gubernamentales en Libia, apoyar al nuevo Gobierno de Irak y proporcionar una asistencia completa al legítimo gobierno de Siria".

Putin contra las sanciones

El mandatario ruso fue contundente al criticar las medidas impuestas contra Rusia por Estados Unidos o la Unión Europea (UE) por la crisis ucraniana.

"Las sanciones unilaterales se han convertido en algo habitual. Además de perseguir intereses políticos, estas sanciones sirven como una forma de eliminar competidores", dijo el presidente ruso, que consideró que ese tipo de medidas contravienen lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas.

Poco antes, el presidente estadounidense, Barack Obama, había defendido desde el mismo podio las sanciones impuestas a Rusia tras la anexión de Crimea porque EE.UU. no puede quedarse callado "cuando la soberanía y la integridad territorial de una nación se violan flagrantemente".

"El pueblo ucraniano está ahora más interesado que nunca en alinearse con Europa en lugar de con Rusia", remarcó Obama.

Putin respondió defendiendo su habitual postura sobre Ucrania, considerando que lo ocurrido en el país fue un "golpe militar" instigado desde el exterior e insistiendo en que la solución a la crisis debe darse con una "total implementación" de los acuerdos alcanzados en Minsk.

"La integridad territorial de Ucrania no puede asegurarse con amenazas y la fuerza de las armas. Lo que se necesita es considerar verdaderamente los intereses y los derechos de la gente de la región de Donbass y respetar su elección", dijo.

No hay una segunda guerra fría

Putin lamentó que el "pensamiento de bloques de la guerra fría" continúe presente en algunos países y criticó en concreto la expansión de la OTAN y el que se haya planteado a las repúblicas exsoviéticas que deben elegir entre Occidente y el Este.

En el plano comercial, atacó las "asociaciones económicas cerradas y exclusivas" que promueven algunas potencias y que se negocian "a puerta cerrada", sin tener en cuenta para nada a foros como la Organización Mundial de Comercio (OMC).

"Esto podría desequilibrar el sistema de comercio totalmente y desintegrar el espacio económico global", advirtió.

Aunque no hizo menciones concretas, Moscú ha criticado en el pasado las negociaciones de EE.UU. para cerrar grandes acuerdos comerciales con Europa y con los países del Pacífico.

Con información de EFE.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.