Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/5/2017 6:10:00 PM

¿Por qué tantos se burlan del hijo pequeño de Donald Trump?

El niño de 10 años, que siempre vive bostezando en los actos protocolarios, sufre constantemente del acoso de los políticos y los medios. Melania, su mamá, asegura que no se irá a vivir a la Casa Blanca por él.

Desde que Donald Trump comenzó a tener posiblidades reales de llegar a la presidencia de los Estados Unidos, los medios enfocaron sus investigaciones y criticas contra él. La situación tenía cierta lógica si se tiene en cuenta que estaba en juego el liderazgo de la primera potencia del mundo y la estabilidad política del planeta. Y una vez el magnate se posesionó y se instaló en la Casa Blanca, la atención mundial solo ha girado en torno a él. Millones de ciudadanos salieron a marchar en su contra en distintas ciudades del mundo. No solo los grandes periódicos y cadenas de noticias de Estados Unidos le lanzan duros dardos a diario, sino que el Papa Francisco, Barack Obama, Enrique Peña Nieto, Ángela Merkel, entre muchos otros líderes, han manifestado su temor por lo que puede hacer desde allí. 

Nunca antes un presidente norteamericano había producido tanto rechazo en su país y en el extranjero como Trump. Y, sin embargo, nunca antes tampoco todo ese rechazo había sido trasladado a su familia como ha sucedido con él. La situación que vive su pequeño hijo Barron, de apenas 10 años de edad, ha generado un profundo debate en los Estados Unidos. Del niño, el único que tiene de su relación con Melania, se ha dicho casi de todo. Y, aunque millones de personas odian hoy a su papá, hasta Chelsea, la hija de Hillary Clinton (quien perdió frente a el magnate), ha pedido que lo traten con respeto. 

Recomendamos: ¿Por qué Melania Trump siempre parece triste?

Quizás lo que más llama la atención de él es su impresionante parecido físico con el magnate. "Es un chico mentalmente muy fuerte, muy especial e inteligente. Es independiente y obstinado y sabe exactamente lo que quiere. Es una mezcla de nosotros en apariencia, pero su personalidad es idéntica a la de su padre, por eso lo llamo Little Donald", explicó Melania, su mamá, en una entrevista. 

El pequeño Barron, a quien los medios hoy llaman "el primer niño de América", se viste casi siempre de corbata y desde pequeño asegura que "quiere ser un hombre de negocios". A los ocho años apareció en el programa de su papá "The Apprentice". Desde los tres juega golf. Habla esloveno como lengua nativa, además del inglés y francés, y será el primer niño desde 1960 en vivir en la Casa Blanca. 

La prensa lo ha registrado con intensidad pues su rostro somnoliento y sus enormes bostezos se han robado la atención de los más espectáculares momentos de su padre: la noche del triunfo y su posesión en Washington. En una entrevista Melania salió en su defensa y dijo que el aparente aburrimiento de su hijo es normal, ya que ese tipo de actos protocolarios son extenuantes para un niño de 10 años.

Han sido tantas las críticas al menor, que hasta Chelsea, hija de Bill y Hillary Clinton, salió en su defensa: “Barron Trump merece la oportunidad como todo niño de tener una infancia”, escribió en su cuenta de Twitter. Ella, que vivió en la casa Blanca de 1993 a 2001, sabe muy bien de lo que habla. Aunque no vivió en la inmisericorde era de las redes sociales, cuando tenía 13 años un programa de televisión la comparó con un perro.  “Estoy agradecida por no recordar exactamente la frase. Afortunadamente, he crecido ante la mirada pública y supe que tener una piel gruesa era una habilidad de supervivencia”, dijo sobre el asunto en una entrevista en 2012, según recuerda el diario El País.

La misma solidaridad despertó, paradojicamente, en otra protagonista de ese momento: Mónica Lewinsky. “Todos los niños deben ser protegido del acoso escolar y las burlas. Incluso Barron Trump. Seamos mejores que esto”, escribió ella en Twitter.

Otro incidente reciente en redes sociales fue el de la comediante Katie Rich, guionista de Saturday Night Live, quien escribió en Twitter: “Barron será el primer francotirador escolar educado en casa de este país”. La agresividad del trino levantó un debate en los Estados Unidos en el que incluso, miles de personas que odian a su papá, pidieron respeto para su pequeño hijo. Aunque la libretista pronto se retractó, el comentario le costó una suspensión indefinida del programa.

Sugerimos: "Palabras de mi marido son inaceptables y ofensivas": Melania Trump

¿Barron tiene autismo? 

Foto: AFP. 

A finales de noviembre hubo todo un debate cuando Rosie O’Donnell, una comediante estadounidense, compartió un video sobre las “señales“ que indican que el menor sufre de autismo, lo que desató severas críticas por involucrar al niño en el debate político.

Luego del descontento del público con sus comentarios, la también presentadora dijo que no se trataba de una burla, sino que su hija de 3 años había sido diagnosticada de autismo y le parecía que era una buena oportunidad para informar y empezar a mirar más de cerca esta enfermedad.

El video no fue creación de o´Donnell, fue James Hunter quien publicó las imágenes en YouTube bajo el título ¿Barron Trump es autista?

De acuerdo con el portal TMZ, la esposa de Donald Trump, emprendió acciones legales contra el autor de un video, que cuestiona la salud de su único hijo. Según detalló el medio, Melania contrató al famoso abogado Charles J. Harder para proceder con la demanda y exigir que la persona que publicó el video lo borrara de la plataforma y ofreciera disculpas. Y así fue.

Puede leer: Por qué Melania Trump y su hijo Barron no se mudarán a la Casa Blanca

Hace unos días, la Casa Blanca emitió un comunicado pidiendo respeto por el menor de los Trump. En este se pedía a los periodistas seguir la "larga tradición de que a los hijos de los presidentes se les brinde la oportunidad de crecer fuera del foco político". El trato que ha recibido Barron contrasta con el que tuvieron por ocho años Malia y Sasha Obama, quienes tenían nueve y seis años cuando él llegó a la presidencia. A lo largo de su mandato no tuvieron problemas con los medios que mantuvieron la distancia. 

¿Por qué Barron no se irá a vivir a la Casa Blanca?

Por ahora, el hijo menor de Trump no se trasladará a la residencia más poderosa del mundo. Melania, su mamá, ha dicho que quiere esperar a que él termine el quinto grado en el colegio privado del Upper West Side de Manhattan, Nueva York. El exclusivo centro educativo cuesta 36.000 euros al año.

Puede leer: Obama y Trump: El bello y la bestia

Según el portal de noticias TMZ, el hijo de Donald Trump se traslada ahora al colegio en un carro blindado conducido por miembros de la Agencia Central de Inteligencia (CIA) de Estados Unidos, que va cortando calles y avenidas a su paso. La ruta cambia cada día también por la protección del menor. Y antes de que el pequeño entre en clase, los guardaespaldas revisan el centro educativo para comprobar que todo está en orden.

El colegio cuenta con un plan de estudios preparatorio para la universidad con un énfasis en arte, música y drama. De aquí, que la institución tenga dos teatros entre sus edificios. Su campus es el más grande de Manhattan con más de 1.300 alumnos. A esta escuela han asistido personalidades desde la actriz Sarah Michelle Gellar hasta el escritor de Moby Dick, Herman Melville.

Sin embargo, todos se han preguntado si pasa algo más allá de la vida académica del pequeño Barron, ya que es la primera vez que la familia de un presidente de Estados Unidos no se muda al despacho en Washington.

Barron es el quinto hijo de Donald Trump y no será el único niño en la mira de la prensa de esa familia. El magnate tiene tres hijos con su primera esposa, Ivana Trump: Donald  de 38 años, Ivanka de 34 y Eric de 32. Otra hija, Tiffany, de 22 años, es producto del segundo matrimonio con Marla Maples. Y finalmente, Barron, de 10. También tiene ocho nietos.

Este fin de semana se convirtió en un tema de analisis de la política internacional un video de su nieta Arabella, de cinco años e hija de Ivanka, cantando y celebrando el año nuevo chino. La pequeña entona una canción en mandarín mientras mueve con sus manos un títere del dragón chino. Durante varios días se ha hablado si este video casero es u gesto para enviar un mensaje de reconciliación a la otra potencia del mundo. El gesto dejó en evidencia que los niños Trump tendrán un papel mucho más importante de lo que se podía haber anticipado. 

/p>

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.