Domingo, 4 de diciembre de 2016

| 2015/08/15 22:00

“Queremos derrocar este sistema de abuso”

Las manifestaciones en Quito, convocadas por el Frente Unitario de Trabajadores y la federación indígena Conaie para protestar contra el presidente Correa, terminaron en violencia.

Más de 150.000 quiteños se unieron a la marcha indígena que llegó a la capital tras recorrer 800 kilómetros. Durante más de cinco horas los manifestantes ocuparon las calles y plazas del centro de la capital. Y en medio de las tensiones que se generaron entre Policía y marchantes, la protesta acabó con gases lacrimógenos. El caos fue aprovechado por infiltrados encapuchados (según los organizadores de la marcha) que lanzaron bengalas y bombas molotov a la autoridad. En consecuencia, Carlos Pérez y Salvador Quishpe, dos líderes indígenas, fueron detenidos y maltratados por la Policía. Mientras tanto, el presidente Rafael Correa minimizaba los hechos y celebraba con los simpatizantes del Partido Alianza País el Día de la Juventud: “Estamos de fiesta porque triunfó la democracia”, dijo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.