Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/19/2014 12:00:00 AM

Irak, en punto de ebullición

La mayor refinería de petróleo de Irak podría estar en manos de insurgentes que han bañado de sangre al norte del país.

Insurgentes suníes han colgado sus banderas negras en las torres de vigilancia de la mayor refinería de petróleo de Irak, informó un testigo el jueves, lo que sugiere que la importante instalación podría estar en sus manos, junto con vastos territorios en el norte del país. Sin embargo, según un alto oficial de seguridad, el gobierno aún mantiene el control de la instalación.

Helicópteros armados sobrevolaron las instalaciones para evitarcualquier avance por parte de los insurgentes, añadió el oficial deseguridad. Los partidarios del Estado Islámico de Irak y de Levante sehicieron con un edificio cercano a la instalación y lo utilizaron paraabrir fuego contra las tropas del gobierno.

Según el mismo testigo que pasó por la refinería de Beiji, los insurgentes también se han hecho con los cercanos puestos de control. La fuente añadió que, en ese momento, un enorme incendio asolaba uno de los buques cisterna de la instalación. El testigo no quiso facilitar su nombre por temor a represalias.

La imagen satelital (izquierda) muestra un incendio en la refinería de petróleo de Baiji. Este miércoles 19 de junio, un testigo presencial dijo que dos helicópteros se unieron a la lucha contra los militantes el martes y alcanzaron un tanque lleno de productos químicos.

Las fuerzas gubernamentales aún estarían dentro de la refinería en un intento por mantener el control, informó el alto oficial de seguridad, quien asegura están en constante contacto con Bagdad. Los trabajadores de la refinería fueron evacuados a los pueblos cercanos, dijo.

La refinería de Beiji produce poco más de un cuarto de toda la producción del país y toda su producción se destina a productos de consumo interno, como gasolina, aceite y combustible para las centrales eléctricas.

Cualquier interrupción prolongada en el suministro de Beiji multiplicaría el caos al que el país ya se enfrenta, creando largas colas ante los surtidores de gasolina y provocando cortes de electricidad.

La campaña del Estado Islámico, inspirada por al-Qaida, ha convocado al fantasma de la guerra sectaria que recorrió Irak entre el 2006 y el 2007, especialmente cuando el máximo clérigo chií llamó el viernes a las armas.

El Estado Islámico ha prometido marchar sobre Bagdad y las sagradas ciudades de Karbala y Najaf, hogar de algunos de los santuarios más venerados, en lo que claramente es la peor amenaza para la estabilidad de Irak desde que Estados Unidos abandonó el país en el 2011.

Visita de John Kerry

Los combates en Beiji, a unos 250 kilómetros al norte de Bagdad, seprodujeron al tiempo que el gobierno iraquí pedía a Estados Unidos quelance una ofensiva aérea contra los miembros del Estado Islámico de Iraky el Levante (EIIL). Mientras que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, no ha descartado por completo iniciar ataques aéreos,dicha acción no es inminente, según fuentes oficiales, en parte, porquelas agencias de inteligencia no han sido capaces de identificarobjetivos claros sobre el terreno.

Obama presentó este 19 de junio su plan para detener los avances del extremismo islamista dentro de Irak con el envío de 300 asesores militares y la posibilidad de marcar objetivos para ataques aéreos "selectivos".

El mandatario aseguró que, con este paso, "las tropas de combate estadounidenses no están regresando a luchar en Irak", y advirtió: "EE. UU. no va a llevar a cabo una acción militar para beneficiar a una facción (del islam) sobre otra" con la excusa de parar a los extremistas del EIIL.

El presidente subrayó que EE. UU. proveerá el "espacio" y las "herramientas" que Irak necesita para acabar con la inestabilidad, pero son los líderes iraquíes los que tienen que encontrar una solución política que incluya también a las minorías suní y kurda.

Mientras las brechas políticas se solucionan, Obama anunció que EE. UU. creará centros de coordinación conjuntos con los iraquíes para compartir inteligencia y acordar decisiones tácticas que permitan frenar al EIIL. En dichos centros se desplegarán los hasta 300 militares prometidos por Obama, en su mayoría Boinas Verdes, el cuerpo de elite del Ejército encargado de acciones de contraterrorismo.

Según informó un alto funcionario del Gobierno estadounidense, los militares llegarán "muy pronto" a Irak, ya que trabajan en esa área de operaciones, y se establecerán especialmente dentro y en los alrededores de Bagdad.

Obama también anunció que enviará al secretario de Estado, John Kerry, en una gira por Oriente Medio y Europa en un "esfuerzo diplomático" y para consultar con sus aliados la situación en Irak.

Pese a años de guerra y miles de millones en cooperación, la semana pasada, miles de soldados iraquíes abandonaron sus armas y su flamante equipamiento estadounidense, incluidos vehículos blindados, ante la llegada de los rebeldes del EIIL a Mosul, un hecho que ha escandalizado a los altos oficiales del Pentágono, muchos de los cuales se curtieron en Irak.

AP, Efe.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.