Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/2/2013 12:00:00 AM

Prostitución, ¿debate de no acabar?

Aunque hay leyes que buscan regular su trabajo, las trabajadoras sexuales permanecen a merced de la informalidad.

La prostitución en Alemania mueve 15 mil millones de euros al año. La coalición reformará la ley de legalización, pero defensores de los derechos de la mujer exigen la prohibición de la profesión más antigua del mundo.

Aunque no existen cifras oficiales del número de trabajadoras sexuales que ejercen en el país europeo, estimaciones hablan de unas 400.000.

El gobierno de socialdemócratas y verdes buscaba mejorar la situación legal y social de las prostitutas alemanas con la llamada Ley de Prostitución, puesta en marcha en 2002. Desde entonces, la prostitución cuenta como profesión legal: las prostitutas tienen acceso al seguro social y pueden demandar a un cliente por falta de pago.

Críticos, sin embargo, señalan que sólo muy pocas personas del sector hacen uso de la posibilidad de registrar oficialmente su profesión. Según datos de la Oficina de Empleo Alemana, actualmente, solo están registradas 44 de ellas. “El problema es que la ley favorece a los proxenetas”, cree el policía Helmut Sporer, quien trabaja en el sector desde hace 20 años.

A merced de los proxenetas

El artículo tercero de la Ley de Prostitución concede a los jefes de prostíbulos “autoridad limitada” sobre las prostitutas quienes, en muchos casos, sólo aparentan trabajar de forma independiente.

Helmut Sporer opina que esto viola la dignidad humana y deja a las trabajadoras, que desconocen sus derechos, a merced de sus proxenetas. Sobre todo, se ven afectadas las mujeres y niñas provenientes de Europa del Este, obligadas a prostituirse.

La revista feminista alemana Emma critica esta legislación: Alemania tolera y hasta fomenta la esclavitud moderna, afirma la publicación. Por ello, su editora, Alice Schwarzer, exige que la ley en cuestión sea revisada urgentemente.

“Nuestra meta es proteger a las mujeres y ayudarles a abandonar la prostitución, así como perseguir a las personas que se aprovechan de ellas”, dijo la feminista a la cadena alemana ARD.

El acuerdo de coalición entre la unión conservadora y los socialdemócratas prevé cambios. Sobre todo, en los puntos que hacen referencia a la prostitución forzada.

“No sólo castigaremos de forma más consecuente a los autores de un delito, que venden a personas como mercancía y las obligan a prostituirse. También procederemos contra aquellos que se aprovechan de la situación en la que se encuentran estas víctimas”, explica Erika Steinbach, jefa del grupo de trabajo para Derechos Humanos y Ayuda Humanitaria de la fracción parlamentaria de la CDU/CSU.

El Senado también opina

En Colombia, La Comisión Séptima aprobó en primer debate el proyecto de ley que busca dignificar la profesión de las trabajadoras sexuales a través de la formalización y garantía de derechos laborales, de salud y seguridad social.

Sin embargo, el proyecto trae consigo un polémico artículo. El numeral 12 contempla que las prostitutas contagiadas con enfermedades de transmisión sexual puedan ejercer la profesión.

“Si la persona ha sido informada por parte de la EPS, o la entidad prestadora de salud que haga sus veces, de que padece VIH u otra infección de transmisión sexual, podrá ejercer la prostitución bajo las condiciones de prevención y seguridad”.

El proyecto, además, contempla que las trabajadoras puedan asistir al servicio de salud para las actividades de promoción y prevención de enfermedades físicas y mentales y que exista una relación laboral entre las personas que ejercen y los establecimientos de comercio, con las consecuencias contempladas en el Código Sustantivo del Trabajo.

Pero también aclara que las personas dedicadas a esta actividad tienen que responsabilizarse de su salud, con la realización de controles médicos periódicos para la detección de infecciones de transmisión sexual.

La senadora Gloria Inés Ramírez expuso que, mientras no se ofrezcan oportunidades concretas y las necesidades de este grupo poblacional no sean atendidas, se seguirán vulnerando sus derechos, negando oportunidades y permitiendo todo tipo de exclusiones, marginamiento y abuso. "Por lo tanto, es necesario cambiar el enfoque del tratamiento de la prostitución concebido hasta ahora".

La iniciativa sería estudiada por la plenaria del Senado esta semana.


Con información de Dw.de.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.