Lunes, 23 de enero de 2017

| 2009/02/07 00:00

Repechaje

Hugo Chávez parte con ventaja en su segundo intento por perpetuarse en el poder en un país partido por la mitad.

Hugo Chávez está dedicado a la campaña por el ‘Sí’ que le permitiría volver a presentarse en las elecciones de 2012

En uno de los comerciales, se ve cómo el mandatario venezolano, Hugo Chávez, con la banda presidencial al hombro, envejece gradualmente hasta quedar completamente canoso junto a un contador que marca el año 2030. Otro echa mano del béisbol, el deporte más popular del país, y muestra un pelotero que se niega a dejar el bate a pesar de haber sido ponchado con tres strikes. Son apenas dos muestras de la campaña opositora de cara al referendo del 15 de febrero en el que Chávez persigue la reelección indefinida que le permitiría postularse de nuevo en 2012. El lema opositor es 'No es No', en alusión al referendo de 2007 en el cual la propuesta ya había sido rechazada. Pero sus esfuerzos palidecen frente a la maquinaria oficialista.

En el metro de Caracas, por ejemplo, todo el día se repite la 'salsa por la enmienda' que invita a votar por el 'Sí' y tanto funcionarios como militantes del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv) reparten el decálogo de las razones para apoyar la iniciativa. "Porque Chávez nos ama, y amor con amor se paga", reza la primera. Una vez más, abundan entre el chavismo las denuncias de complots orquestados desde Estados Unidos. El Presidente habla en 'cadena' prácticamente cada tarde. "Todo el gobierno está violando la normativa electoral. Las instituciones del Estado y todos los funcionarios están volcados en actos de campaña", dijo a SEMANA Andrés Stambouli, profesor de ciencia política de la Universidad Metropolitana.

Los esfuerzos del chavismo parecen haber surtido efecto y, en el último mes, el 'Sí' ha ganado terreno en las encuestas. En el último estudio de la encuestadora Datanálisis contaba con el 51,1 por ciento de la intención de voto contra el 48,1 por ciento del 'No'. De nuevo, el país luce partido en dos mitades, un escenario similar al referendo de diciembre de 2007, donde, al final, la oposición sorpresivamente ganó con el 51 por ciento de los votos.

Chávez tomó nota de los errores que permitieron ese triunfo opositor y está entregado a la campaña. Según los entendidos, una de las principales debilidades en ese entonces era haber dejado por fuera a los alcaldes y gobernadores, incluidos esta vez. Chávez se crece en la confrontación y en el último mes, una vez más, polarizó a los venezolanos para reducir el riesgo de una derrota.

A eso hay que sumarle el acoso a los opositores elegidos alcaldes y gobernadores en noviembre del año pasado. Muchos venezolanos quieren a Chávez pero rechazan la enmienda y, según explicó a SEMANA el analista Luis Vicente León, director de Datanálisis, la estrategia de polarización de Chávez estaba dirigida específicamente a este grupo. "Él les habla a ellos con un chantaje: 'no importa si te gusta o no te gusta la enmienda, si yo no estoy va a haber guerra, caos, destrucción'. Chávez está tratando de enviar un mensaje muy concreto al chavismo: aquí no hay términos medios. Esto es una revolución".

Con el público dividido en partes prácticamente iguales, la clave estaría en la capacidad de movilizar a los electores. "Chávez tiene la plata, las maquinarias y los mecanismos de presión. En la movilización inducida tiene todas las de ganar", explica León. Pero tiene que competir contra la movilización espontánea, que en 2007 llegó a ser más importante. Los estudiantes universitarios cumplieron un papel fundamental en ese entonces. Pero aunque hoy están de nuevo en las calles, pareciera que su impacto ya no es tan alto.

Chávez bien podría ganar en su segundo intento. Le vendría bien, como prometió en los últimos días, ganar por "avalancha". Porque hace unos años, cuando polarizaba el país, ganaba por 60 contra 40, y en los últimos tiempos el balance de fuerzas parece mucho más parejo. Polarizar por mitades es una apuesta riesgosa.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.