14 enero 2011

Enviar a un amigo

Email destino:

Nombre remitente:

Email remitente:

Revuelta contra desempleo y corrupción tumbó al gobierno en Túnez

BBC

MUNDOEn una situación inédita para el mundo árabe, una protesta popular forzó la renuncia del mandatario Zine al-Abidine Ben Ali.

Revuelta contra desempleo y corrupción tumbó al gobierno en Túnez. El presidente tunecino, Zine al-Abidine Ben Ali.

El presidente tunecino, Zine al-Abidine Ben Ali.

Foto: EFE

Después de 23 años en el poder y en medio de una inédita movilización popular contra el desempleo, la carestía y la corrupción, Zine al-Abidine Ben Ali dejó la presidencia de Túnez.
 
Es la primera vez que un mandatario árabe se ve obligado a renunciar como resultado de protestas popular
es.

El primer ministro, Mohammed Ghannouchi, anunció por el canal de televisión estatal que el mandatario le había cedido el poder de manera interina.

Ghannouchi dijo que Ben Ali se encontraba "temporalmente impedido de ejercer sus deberes" presidenciales, pero no confirmó si había abandonado el país.

Tras el anuncio de Ghannouchi, representantes de los principales partidos políticos de la oposición pidieron un gobierno provisional de tres meses, tal como fija la Constitución.

El cambio de poderes tiene lugar en medio de una revuelta popular contra la corrupción y la carestía de la vida.

Magdi Abdelhadi, de la BBC, dice que "se trata de protestas sin precedentes que al parecer tendrán una amplia repercusión y podrían cambiar todo el orden poscolonial en el norte de África".

Tras el estado de emergencia

Zine al-Abidine Ben Ali fue el segundo presidente del país desde la independencia de Francia en 1956.

Menos de 24 horas después de que prometiera la introducción de reformas democráticas, el ahora ex mandatario decidió este viernes declarar el estado de emergencia y el toque de queda.

Así, en el país quedaron prohibidas las manifestaciones.

La televisión estatal dio a conocer que igualmente quedaron prohibidas las reuniones públicas y que las fuerzas de seguridad podían disparar contra toda persona que no obedeciera sus órdenes.
 
Zine al-Abidine Ben Ali, previamente, había resuelto disolver su gobierno y convocar a elecciones parlamentarias anticipadas en seis meses, ante la intensidad de las protestas que exigían su dimisión en la capital del país.

A la vez había anunciado su intención de no ser candidato a la reelección de 2014 y que no habría reducciones en los precios de la canasta básica.

En diciembre Túnez comenzó a vivir una ola de violencia en medio de manifestaciones contra el desempleo y la corrupción.

Según el gobierno, el balance de víctimas fatales era de al menos 23 personas, pero organizaciones no gubernamentales hablan de de más del doble.
PUBLICIDAD
Horóscopo
Semana en Facebook
Publicidad