Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/20/2015 11:10:00 AM

Juan Carlos de Borbón enfrenta demanda de paternidad

Por primera vez en la historia de España, un rey será investigado por paternidad. Deberá responder ante el Tribunal Supremo a quienes reclaman ser sus hijos.

Ingrid Sartiau y Albert Solá han demandado con toda una artillería jurídica la paternidad del antiguo Rey Juan Carlos de Borbón. Las dos demandas de paternidad fueron inicialmente presentadas en 2012, momento en que Juan Carlos I todavía era jefe de Estado, por lo que los jueces las rechazaron por la inviolabilidad que lo cobijaba.

Sin embargo, tras su abdicación en junio del año pasado, los demandantes volvieron a ampliar y a presentar las demandas ante el Tribunal Supremo. Hasta el momento la de Ingrid fue admitida y la de Albert, desestimada.

“Certifico que las relaciones sexuales con Juan Carlos fueron sin protección anticonceptiva ya que en esa época no existían”, dice Liliane Ghislaine Sartiau, madre de Ingrid, acerca de sus encuentros con el Rey Juan Carlos I, informa el diario El Mundo de España.

“No quiero dinero, solo quiero un padre y vivir una vida tranquila. Quiero que España me acepte”, dice Ingrid Sartiau, quien hoy tiene 48 años. En el propio texto de la demanda se dice que “en caso de ser reconocida como hija de Su Majestad el Rey [Juan Carlos todavía no había abdicado] le corresponde como derechos legitimarios la cantidad de 100 millones de euros, con base en la fortuna publicada en los medios de 3.000 millones de euros”. Pero en el mismo texto añade: “Dinero al que mi clienta está dispuesta a renunciar en el caso de tener al menos un encuentro distendido con su padre”.

Ingrid Sartiau tiene dos hijos de un primer matrimonio. Los dos la apoyan en su lucha judicial. “Mis hijos están muy contentos, sobre todo de que por fin sepa quién es mi padre. (…) La cuestión es que se trata de un rey, algo a lo que yo no querría dar importancia. Hubiera preferido que mi padre fuera una persona normal, porque entonces todo habría sido mucho más discreto”, dice en entrevista con El Mundo.

El caso de Albert Solá, el otro demandante, es un poco distinto: este camarero de La Bisbal de Empordà se crió con unos padres adoptivos y nunca conoció a su madre biológica. Su demanda fue desestimada por el Tribunal Supermo, pero él asegura que no se rendirá y que llevará el caso a Estrasburgo.

El miércoles pasado el Supremo admitió la demanda de Ingrid al considerar que la petición contiene una prueba que sustenta la admisión a trámite de la demanda. El rey tiene 20 días para contestar la demanda.

Ingrid Sartiau habría nacido en agosto de 1966, un año después que la infanta Cristina y tres antes que el rey Felipe VI. Sartiau ya solicitó como prueba anticipada una muestra de ADN de don Juan Carlos.

Un ingrediente que complica más este panorama es que los dos reclamantes de paternidad se hicieron una prueba de ADN que dio como resultado un 91 % de probabilidad de que tuvieran un padre en común. Sin embargo, hay expertos que también aseguran que no son hermanos.

La novela judicial del antiguo rey apenas comienza.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.