Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/8/2011 12:00:00 AM

¿Riesgo real de arresto para Bush?

La cancelación de un viaje del expresidente de Estados Unidos, George W. Bush, a Suiza esta semana fue interpretada por grupos de derechos humanos como una señal de que el exmandatario teme enfrentar cargos por tortura si sale de su país.

;
BBC
Bush tenía previsto asistir a un evento de gala en Ginebra el próximo sábado, pero declinó hacerlo luego de anuncios de protestas y pedidos de arresto en su contra por presuntos abusos contra sospechosos de terrorismo.

Organizadores del evento –una cena para recaudar fondos para el grupo judío Keren Hayesod— dijeron que la cancelación de Bush se debió al riesgo de violencia durante las protestas y no a un riesgo de detención.

Pero otros creen que la decisión de Bush responde a que los exjefes de Estado tienen cada vez menos inmunidad legal, más de una década después del sorpresivo arresto del exgobernante de facto chileno Augusto Pinochet en Londres en octubre de 1998.

"Vamos a seguir pidiendo donde vaya (Bush) que se le arreste; todos los países que ratificaron la Convención contra la Tortura pueden arrestarlo", dijo Geneviève Garrigos, presidenta de Amnistía Internacional en Francia, a BBC Mundo.

Submarinos

Amnistía Internacional fue una de las organizaciones de derechos humanos que preparó pedidos escritos a la fiscalía suiza para abrir una investigación penal contra Bush por presunta tortura durante su gobierno.

También lo hicieron otros grupos como la Federación Internacional de Derechos Humanos y el Centro para los Derechos Constitucionales de Nueva York, que dijeron tener una denuncia de más de 2.500 páginas.

Las peticiones de arresto de estos dos grupos se basa en los casos de dos detenidos en la prisión de Guantánamo, Majad Khan y Sami al-Hajj, un excamarógrafo de la cadena al-Jazeera liberado en 2008.

En su reciente autobiografía, Bush, que gobernó Estados Unidos entre 2001 y 2009, admitió que autorizó prácticas de submarino (simulación de ahogamiento) para detenidos en Guantánamo sospechosos de terrorismo.

Según el expresidente, esa decisión fue adoptada para evitar que ocurrieran nuevos ataques de grupos fundamentalistas como los que ocurrieron en Washington y Nueva York en septiembre de 2001.

Sin embargo, diversos expertos consideran esa práctica de interrogatorio como una forma de abuso de prisioneros contraria a la Convención contra la Tortura que han ratificado 147 países desde 1987.

El cambio de Pinochet

Garrigos aseguró que "hay un riesgo real" para Bush de ser arrestado fuera de su país por las denuncias que han preparado organizaciones de derechos humanos en su contra.
"Todas las pruebas y todo lo que se ha recogido en estos años en su contra muestran muy bien su implicación", sostuvo.

A su entender, la justicia internacional ha avanzado en los últimos tiempos con la adopción del Estatuto de Roma de 1998 que permitió la creación de la Corte Penal Internacional (CPI).

Los expertos creen que el punto de quiebre en materia de inmunidad internacional de exgobernantes fue el arresto de Pinochet en Londres a pedido de la justicia española por el asesinato de ciudadanos de este país durante su régimen.

"El caso Pinochet fue el cambio: por primera vez a un exjefe de Estado se le presentaron cargos de tortura y otros crímenes", dijo Paola Gaeta, profesora de derecho penal internacional en la Universidad de Ginebra, a BBC Mundo.

"La inmunidad retrocede"

Desde entonces hubo diversos pedidos de detención internacional contra exfuncionarios y gobernantes de diversos países.

"Poco a poco, la inmunidad retrocede", dijo Garrigos, que mencionó como ejemplo la extradición del expresidente peruano Alberto Fujimori para ser juzgado por violaciones a los derechos humanos en su país.

También citó el pedido de captura que la CPI emitió en 2009 contra el presidente de Sudán, Omar Hasan Ahmad al-Bashir, por presuntos crímenes de guerra y contra la humanidad en Darfur, hasta ahora infructuoso.

En 2005, el Centro para los Derechos Constitucionales de Nueva York presentó un pedido de arresto contra el entonces secretario de Defensa de Bush, Donald Rumsfeld, por los abusos en la cárcel iraquí de Abu Ghraib.

El pedido fue presentado en Alemania antes de un viaje que planeaba Rumsfeld a ese país, pero fue desestimado por la fiscalía alemana.

La excanciller israelí Tzipi Livni pospuso un viaje a Londres en 2009, después que una corte británica emitiera un pedido de captura en su contra, lo que generó tensiones entre ambos países.

"Evitó el bochorno"

Ahora, la pregunta de si un expresidente estadounidense como Bush podría ser detenido en otro país ha sido abierta con su cancelación del viaje a Suiza.

Sin embargo, un funcionario del ministerio de Justicia suizo sugirió que Bush podría haber gozado de inmunidad por actos cometidos durante su gobierno.

David Sherzer, un portavoz del expresidente, dijo a la agencia de noticias Associated Press que desde que Bush dejó el cargo ha viajado a varios países como Brasil, Japón o Canadá.

"En general la amenaza (de detención) existe, pero en el caso de Bush creo que era improbable que fuera arrestado si venía a Suiza", dijo Gaeta. "Simplemente evitó el bochorno".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.