Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 10/29/2012 12:00:00 AM

Romney, arriba en las encuestas pero lejos de la Presidencia

En el sistema electoral estadounidense es posible que un candidato obtenga la mayoría de los votos y que pierda la Presidencia.

Si las elecciones fueran hoy, Mitt Romney sacaría más votos que Obama. Es lo que afirman los análisis el sitio Realclearpolitics, que recoge las diez últimas encuestas realizadas por diversas empresas de consultoría.

Rasmussen Report, Gallup, ABC News, Associate Press y Monmouth otorgan una ventaja de hasta cinco puntos al republicano, para un promedio general del 0,9 por ciento. Según el mismo medio, solo tres encuestas dan a Obama como ganador, y dos registran un empate entre los contendientes.

Los votos electorales
 
Esos resultados pueden sin embargo tener poca importancia a la hora de elegir el próximo presidente de los Estados Unidos, pues en ese país el sufragio es indirecto, lo que significa que la Presidencia no la gana siempre quien más votos saca.
 
Por el contrario, los comicios se definen según un sistema que otorga a cada estado federal un número de votos predefinido, conocidos como votos electorales.

Estos dependen del número de representantes y de senadores con los que cuenta cada estado (y el Distrito de Columbia, donde está la capital Washington), los cuales a su vez dependen de sus respectivas poblaciones.
 
Por esa razón, territorios densamente habitados como California, Texas o Nueva York cuentan con 55, 38 y 29 votos electorales. Otros, con una pequeña densidad —como Dakota del Sur, Vermont, o Wyoming— solo tienen 3.

Como el número de votos electorales posibles es de 538, la Presidencia la gana quien logre la mitad más uno, es decir 270. En ese sentido, el sistema puede arrojar resultados desconcertantes, como los de las elecciones de 2000, cuando George W. Bush venció a Al Gore, a pesar de que el demócrata le sacó más de medio millón de sufragios.

En términos de votos electorales, según los promedios realizados por Realclearpolitics, Obama obtendría hoy 201 unidades y Romney 191, por lo que ambos está aún lejos de la cifra mágica de 270.

Estados clave

Las elecciones se decidirán en varios estados clave, cuyas encuestas locales reflejan empates más o menos cerrados. Entre ellos se encuentran varios con menos de 10 votos electorales, como Colorado (9), Iowa (6), Nevada (6) y New Hampshire (4), pero también hay gigantes electorales, como Florida (29), Pensilvania (20), Ohio (18), Michigan (16) y Carolina del Norte (15).
 
Su importancia no solo será grande sino potencialmente definitiva, pues las elecciones de este año prometen ser tan reñidas como las de 2000 o las de 2004, cuando fue ínfima la diferencia entre republicanos y demócratas. Tanto, que el partido ganador podría haber cambiado con facilidad, como sucedió con la derrota de Al Gore, cuando tras un polémico recuento se estableció que Bush había ganado en la Florida, y con ello recibió sus 15 votos electorales.

Este estado del extremo suroriental de la Unión, a pesar de haber sido clave en la victoria de Obama en 2008, parece hoy inclinarse del lado republicano. De hecho, el promedio de las encuestas publicadas en los últimos 10 días le da una ventaja a Romney del 1,4 por ciento.

Pensilvania, por su parte, presenta a su vez una tendencia hacia Obama. Aunque la diferencia entre ambos candidatos llegó a ser del 8,5 por ciento, hoy es del 4,7 por ciento.

En Ohio, que se considera como uno de los estados menos estables de las elecciones, la ventaja sigue siendo demócrata. Siete de las últimas 10 encuestas dan como ganador a Obama por un margen de 1,9 por ciento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.