Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 2016/07/23 00:00

Deporte y Política

Rusia tuvo una contundente derrota cuando 65 deportistas de su delegación olímpica quedaron vetados de participar en los Juegos Olímpicos de Río por dopaje.

Vladimir Putin. Foto: A.P.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo alguna vez que “las victorias en el deporte hacen más para construir la nación que 100 campañas políticas”. Pues esta semana Rusia tuvo una contundente derrota cuando 65 deportistas de su delegación olímpica quedaron vetados de participar en los Juegos Olímpicos de Río. La causa fue el informe de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA por sus siglas en inglés) que reveló un complot ruso para encubrir casos de dopaje. Para Putin se trata de una estrategia “geopolítica” contra Rusia y agregó que hay “una peligrosa y recurrente intervención de la política en los deportes”. Irónicamente, en Rusia eso sería verdad, si, como dice el reporte de la WADA, hasta el ministro de Deporte de Rusia y la FSB (acrónimo del Servicio Federal de Seguridad) encubrieron los casos de dopaje para mejorar la imagen del país en los juegos de Sochi y en las pasadas olimpiadas.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.