Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/29/1999 12:00:00 AM

A SANGRE FRIA

El asesinato en el Parlamento y ante las cámaras de televisión del primer ministro de Armenia <BR>siembra de incertidumbre el futuro de ese país.

Los asesinos actuaron con asombrosa frialdad. Ingresaron al Parlamento, empuñando sus
armas, dispararon a diestra y siniestra y dejaron en el recinto los cadáveres del primer ministro, Vazgen
Sarksyan, y otros siete altos funcionarios.
El hecho ocurrió el miércoles pasado en la República de Armenia, una nación que en una década de
independencia ha sido noticia al sufrir un terremoto y una guerra. Lo único que le podía faltar era una
masacre de semejante magnitud. Los atacantes, sin embargo, al día siguiente soltaron a los sobrevivientes
del asalto que habían tomado como rehenes y presentaron excusas: "Lo sentimos por las otras víctimas,
fueron bajas por errores técnicos, pero el ministro no merecía otra suerte".
Al cierre de esta edición, una calma chicha reinaba en la mayoría de los casi cuatro millones de habitantes
de esta nación fronteriza con Turquía. Sólo unos pocos lloraban la muerte del ministro Vazgen Sarksyan.
La situación puede explicarse por la avalancha de actos de corrupción de la que responsabilizaban al
ministro. "Vinimos a librarnos de los chupasangres", fue la frase de los cinco atacantes en su ingreso al
recinto ante una cámara de televisión con la que después filmaron su sangrienta acción.
Aunque el ataque tuvo una precisión militar todo apunta a que este fue realizado por un comando aislado
dirigido por el ex periodista Nayrí Hunanian y varios académicos. Aunque otras hipótesis recuerdan la
pugna entre los poderosos ministerios de Interior y Defensa.
Lo cierto es que el presidente Robert Kocharian optó por la diplomacia y conversó con los atacantes, los
invitó a rendirse y les prometió un juicio justo. Estos aceptaron pero acusaron públicamente a su gobierno
de corrupto. Un señalamiento temerario si se tiene en cuenta como 'juzgaron' al primer ministro. Con estos
antecedentes y el país sumido en la miseria es difícil para los analistas lanzar hipótesis sobre lo que
puede ocurrir en el futuro.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.