Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1990/04/30 00:00

SE ACABO

Lo único claro tras las elecciones de Hungria es que los comunistas desaparecieron del panorama político.

SE ACABO

"Se acabo". Esa frase, conocida en estas latitudes por una canción de Santana, es uno de los slogans de las recien estrenadas elecciones en Hungria y que quizas expresa mas claramente el sentido general de esta nacion. Desde que comenzó el proceso de apertura democratica en este país hace ya casi dos años, los hungaros concuerdan en que el Partido Hungaro Socialista (comunista de corte stalinista hasta 1968), que goberno al país por 43 años, no continue gobernando. Es decir, no mas al partido del Estado ni al estado del partido, como solian referirse con sorna, al monopolio del poder por los comunistas. De hecho al obtener solo el 3.68% de votos en la primera ronda de las elecciones del domingo 25 de marzo, los comunistas no podran entrar en la segunda vuelta, que sera el proximo 8 de abril.

Hay tambien consenso respecto a la salida de las tropas rusas presentes en este país desde 1945, quienes luego de la liberacion hungara del dominio de la alemania nazi nunca regresaron a su tierra natal y en 1956 sofocaron la rebelión popular. A comienzos del año se habia acordado que los soldados sovieticos no estarian en Hungria para siempre, acuerdo que los hungaros concretaron la semana pasada con el compromiso asumido por la Union Soviética de retirar sus 50.000 soldados para junio de 1991.

Y es que los hungaros estan decididos a cambiar todo, desde cuando el 23 de octubre de 1989, el mismo día de la revolución de 1956, la Republica Popular de Hungria dejó de llamarse Popular, para ser la Republica de Hungria a secas.

A partir de esa fecha se hizo vigente la legislación electoral, calificada por expertos extranjeros como una de las mas complejas y a la vez exageradamente democratica. Formaron 52 partidos diferentes, de los cuales 30 participaron en la primera ronda electoral parlamentaria el pasado 25 de marzo. Los 10.6 millones de hungaros se lanzaron a las urnas con las obvias dificultades que implica efectuar elecciones libres por primera vez desde 1945. la infraestructura inapro piada ocasionó el retardo en el contea de votos por daños en la central de computadores, lo que se sumó a la inexperiencia de los candidatos y partidos.

Con una población de electores de 7.8 millones, de los cuales votó el 64% en la primera ronda, se obtuvieron los siguientes resultados: el 24.71% para el Foro Democratico Hungaro, el 21.38% para la liga de libres democraticos, el 11.76% para el partido independiente de pequeños propietarios, el 10.89% para el Partido Hungaro Socialista, el 8,94% para la liga de jovenes democratas y el 6.46% para el Partido Popular Democrata Cristiano.

El Foro Democratico, hasta ahora el ganador, (dirigido por Joszef Antall) es un movimiento cristiano, democratico y populista que trabajo muy de cerca al comunismo reformista. Plantea la privatización gradual y abolir la corrupcion bajo la supervision del Estado y tiene bastante aceptacion entre la clase media profesional. Algunos atribuyen en parte su triunfo actual a los ataques recientes contra las minorias hungaras en Rumania, ya que el programa del partido, sin declararse nacionalista, le da enfasis al aspecto de su gran población de minorias hungaras en el exterior, lo que hace que, como en la mayoria de los paises del Este, lo nacional sea un topico bastante sensible.

El partido en el segundo lugar en la primera vuelta, la liga de libres democraticos, esta conformado por intelectuales, muchos de los que se oponian con anterioridad al regimen comunista. Este partido plantea un libre mercado pero buscando un paso radical y rapido hacia este sistema. Aparentemente en este aspecto radica la principal diferencia entre los dos partidos. El primero, plantea una transicion gradual y el segundo una mas inmediata diferencia que, segun observadores, es mas semantica que real.
El tercer partido en importancia es el de los pequeños propietarios (agricultores), cuyo principal objetivo es devolver la tierra a sus antiguos dueños de 1947.

Una vez finalizadas las elecciones, cuando las 386 curules parlamentarias hayan sido nombradas, estas deberan asumir, la dificil responsabilidad de cambiar totalmente una legislacion de orientacion comunista a una de economia de mercado, que alivie la actual situacion caotica que vive el país. Hungria tiene una deuda de US $20.000 millones en bruto, la mas alta per capita en Europa; una industria obsoleta, graves problemas ambientales y este es el tercer año de recesion, se calcula que tiene una tasa de inflacion del 23% y que el comercio con su compañero tradicional, la Unión Soviética, bajara al 20% este año. De ahi que durante la campaña todos los partidos establecieron la necesidad de buscar una economia flexible y privatizar muchas de las empresas estatales.

Mil quinientos periodistas extranjeros, mas un tanto de observadores internacionales, se desplazaron a Hungria para verificar las elecciones y el comienzo de una era confusa pero definitivamente postcomunista.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.