Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/9/2010 12:00:00 AM

Se desató la primera guerra en internet

La batalla desatada en la red tras la publicación de cables diplomáticos de Estados Unidos en WikiLeaks está convirtiéndose en la primera guerra cibernética de internet.

;
BBC
Por un lado luchan empresas y "hackers patrióticos" que consideran que el sitio de filtraciones viola la ley. En el otro están los hacktivists (hackers activistas) que pelean por "la libertad de internet" y que iniciaron la "Operación Venganza" contra los primeros.
 
PayPal, MasterCard, Visa y Amazon se cuentan entre las empresas que han cerrado las cuentas de WikiLeaks por considerar que violaron sus normas, aduciendo que la organización está involucrada en actividades ílicitas.

En respuesta el grupo de hacktivists Anonymous ha lanzado ataques de negación de servicio (DDoS, por sus siglas en inglés) contra ellos, retirándolos de la red durante horas.

En el caso de Mastercard y PayPal, sin embargo, los ataques han provocado la interrupción de transacciones financieras lo que eventualmente puede desencadenar pérdidas monetarias para las empresas.
 
Guerra por internet
 
Brian Ries, editor de medios sociales del sitio Daily Beast, se reunió con los hacktivists en un rincón del ciberespacio en donde se juntaron para planear uno de sus ataques.

"Se reúnen en un chat y van decidiendo cosas de manera informal. Uno dice: ataquemos PayPal y todos votan. Es una ola continua que están fabricando", aseguró Ries al programa "World Today "de la BBC.

"La gente involucrada en estos ataques los ve como la suprema guerra por el control de internet. No están peleando por WikiLeaks o por Julian Assange, están peleando por lo que ellos ven como el libre acceso a la información. Les preocupa que si el gobierno tiene éxito, internet se convertirá en un sitio oscuro", dijo.

Y Cold Blood, un portavoz del grupo Londres, confirmó a la BBC su punto de vista:

"Esto se está convirtiendo en una guerra, pero no es una batalla convencional. Es una guerra de datos. Estamos tratando que internet se mantenga como un lugar libre y abierto, como siempre ha sido. El problema es que en los últimos meses y años hemos visto cómo los gobiernos están tratando de cortar nuestra libertad en internet", aseguró.

Enrique Dans, profesor de sistemas de información en la IE Business School de Madrid cree que los ataques de los activistas tienen "un nivel de coordinación que excluye toda motivación más allá de la protesta, de la reacción espontánea, de la rabia colectiva".

Y agrega que se trata de: "Internet, reaccionando contra quienes agreden su naturaleza, contra quienes quieren secuestrar su libertad, la libertad de todos. Contra quienes esgrimen argumentos ridículos y de letra pequeña para interrumpir servicios de manera arbitraria, para intentar cerrar la boca de quienes no han incumplido ninguna ley, de quienes únicamente dicen verdades incómodas".

¿Cómo opera Anonymous?

El grupo de hacktivists detrás de los ataques contra los sitios que han cerrado las cuentas de WikiLeaks, asegura que no tienen relación con la organización.

Se trata de un grupo de personas que se reúnen ocasionalmente, arropado bajos una causa común. Algunos iniciaron hace un par de años atacando los sitios de la Iglesia de la Cienciología.

Según ellos, más gente se está uniendo a su causa descargando el software con el que lanzan los ataques DDoS, inundando a ciertas páginas de peticiones de información hasta que los servidores colapsan.

Ellos se consideran diferentes a los hackers de sombrero negro o las mafias cibernéticas que se entrometen en computadoras para robar información o hacerse de un ejército de máquinas para enviar correo basura. Ellos se ven como los adalides de la libertad de la red.

"No seguimos reglas convencionales. Sólo somos un grupo de personas que escucha ideas y si creemos que son buenas actuamos sobre ellas", dijo Cold Blood a la BBC.

El otro lado de la moneda

Las empresas de internet que han cerrado vínculos con WikiLeaks niegan que hayan sido presionadas por el gobierno. Dicen que actuaron cumpliendo sus propias reglas.

Una de esas compañías, PayPal, sufrió uno de los ataques más recientes y estuvo fuera de línea durante varias horas en los momentos en los que, en su blog, explicaba su postura.

La compañía dice que WikiLeaks no respetó la ley al publicar documentos clasificados y que ellos no pueden alojar una cuenta con actividades ilícitas.

"Entendemos que la decisión de PayPal se ha vuelto parte de una historia más amplia que involucra un debate político, legal y de libertad de expresión alrededor de WikiLeaks. Pero nada de esto influyó en nuestra decisión", aseguró la empresa.

Más allá de las compañías que bloquean al sitio de filtraciones, también existen los llamados "hackers patrióticos" que atacan a WikiLeaks y sus aliados con la misma estrategia que utiliza Anonymous.

No se sabe quiénes son o si pertenecen a algún grupo o gobierno.

El único visible es "The Jester" que, clic como publicó BBC Mundo, fue uno de los primeros en atacar a WikiLeaks con DDoS, horas antes de que el sitio revelara los cables diplomáticos.

Él se define como alguien que "obstruye las líneas de comunicación de terroristas, simpatizantes y ayudantes de regímenes opresores y tipos malos".

Y a juzgar por algunos mensajes en Twitter algunos lo consideran "el nuevo héroe estadounidense" porque él dice que ataca a WikiLeaks por poner en riesgo la vida de los soldados de EE.UU. y sus relaciones diplomáticas.

Pero más allá de la batalla entre hackers, lo que parece estar en juego es si es posible controlar el ciberespacio. ¿Está internet más allá del control de un gobierno?

"Sí, así es. Por ejemplo la creación de espejos servidores de WikiLeaks con copias al carbón de su contenido muestran que los gobiernos pueden cerrar WikiLeaks pero no a sus espejos. Internet es tan grande y vasto que no es posible controlarlo", asegura Brian Ries.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.