Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 1/24/2011 12:00:00 AM

Secesión del sur de Sudán, peligroso precedente

Ya hay expresiones secesionistas en otros países árabes como Irak y Yemen. En naciones como Egipto y el Líbano crecen las divisiones entre grupos étnicos y religiosos.

 La casi segura secesión del sur de Sudán puede sentar un peligroso precedente en un mundo árabe que cada vez parece más dividido por cuestiones sectarias o étnicas.

Los sudaneses del sur participaron este mes en un referéndum para decidir si se separan del país más grande del Africa. Los resultados definitivos se conocerán dentro de algunas semanas, pero cifras preliminares indican que el 98% de la población votó por la independencia. La consulta se hizo como parte de un acuerdo de paz sellado en el 2005, que puso fin a 22 años de guerra civil entre el sur, cristiano y animista, y el norte, musulmán y árabe.

Ya hay expresiones secesionistas y llamados a la autonomía en otros países árabes, como Irak y Yemen. En naciones como Egipto y el Líbano crecen las divisiones entre grupos étnicos y religiosos.

"La lección que debemos aprender es que la secesión, como la de Sudán, puede generar seguridad si la unión es una carga muy pesada e insoportable" para la gente, comentó el prominente columnista Salama Ahmed Salama en el diario independiente de El Cairo Al-Shorouk.

En un mundo árabe proclive a ver "complots" de Occidente que buscan dividirlo y debilitarlo, la secesión, el federalismo y la autonomía son tabúes mal vistos. Muchos afirman que los gobiernos centrales fuertes son el mejor antídoto contra Israel, el gran enemigo de los árabes.

El debate en Sudán fue seguido de cerca por la prensa de toda la región ya que abordó temas relevantes para todos, como la validez de las fronteras internacionales delimitadas por los colonizadores europeos luego de la Primera Guerra Mundial, la supremacía de la ciudadanía por sobre consideraciones sectarias y religiosas, y hasta qué punto las grandes potencias regionales, incluidas Irán e Irak, fomentan las divisiones entre las minorías, como dicen algunos.

"Partes de nuestra región van a enfrentar la amenaza de una división si uno sigue ignorando y negando las crisis, como se hace la mayor parte del tiempo, atribuyéndolas a conspiraciones extranjeras", escribió el columnista Elias Harfoush la semana pasada en el respetado diario panárabe Al-Hayat.

Acompañaba su columna una caricatura en la que una sierra eléctrica partía la tierra en dos, en el sentido de una flecha que apuntaba hacia "la región". En el fondo había dos banderas, cada una con la mitad de la palabra Sudán, colgando de un mástil partido en dos.

Al margen del referéndum sudanés, hay otros sectores del mundo árabe en el que están creciendo las fracturas.

En Irak, los líderes de la minoría cristiana le piden al gobierno la creación de una provincia en la que puedan protegerse de los ataques de musulmanes que han matado a cientos de cristianos y obligado a que decenas de miles se vayan del país desde la ocupación encabezada por Estados Unidos en el 2003.

Khadum al-Muqdadi, analista político iraquí, dice que la creación de una provincia cristiana seguramente generaría campañas en occidente para que se le conceda la independencia.

"Las iniciativas tendientes a crear una provincia cristiana están llenas de riesgos y no benefician a los iraquíes cristianos que han vivido en paz y bajo la protección de todos los gobiernos", sostuvo.

En el norte de Irak, en los siete años que han pasado desde la ocupación, la región autónoma curda es prácticamente independiente del resto del país y aumentan los pedidos de autodeterminación.

En Yemen gana fuerza un movimiento secesionista en el sur, otrora un estado independiente, hasta que pasó a formar parte de un estado unificado en 1990. El sur pidió separarse de nuevo en 1994 y hubo un alzamiento que fue sangrientamente reprimido por el norte.

En el Líbano, donde hay un precario equilibrio de poder, todo el mundo tiene fresco el recuerdo de la guerra civil de 1975-1990 entre cristianos y musulmanes.

Sectores enteros del sur del Líbano y de Beirut son exclusivamente chiítas. La línea que alguna vez dividió a las dos poblaciones en la capital libanesa es un potente recordatorio de las divisiones a lo largo de la historia.

Las divisiones son un tema viejo, según Rami Khouri, director del Issam Fares Institute of Public Policy and International Affairs de la Universidad Estadounidense de Beirut.

"Lo que plantea Sudán es esto: ¿Hay problemas estructurales en otros países árabes? ¿Y hay países árabes que pueden ser vulnerables a movimientos secesionistas?", expresó Khouri.

___
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.