Jueves, 19 de enero de 2017

| 2003/03/17 00:00

"Si es necesario Estados Unidos actuará sin autorización del Consejo de Seguridad"

De paso por Bogotá, el subsecretario de Estado, J. Curtis Struble, expuso para SEMANA las justificaciones de su gobierno ante Irak.

Un veterano funcionario de carrera del Departamento de Estado de Estados Unidos, quien ha reemplazado al polémico Otto Reich en el cargo de subsecretario de Estado encargado para el Hemisferio Occidental, J. Curtis Struble, estuvo la semana pasada en Bogotá como observador invitado a la cumbre de ministros de Defensa y de Relaciones Exteriores de Colombia y de sus vecinos. Explicó a SEMANA la posición de su gobierno frente a lrak y la inminencia de la guerra contra ese país.

SEMANA: ¿Está decidido ya Estados Unidos de irse a la guerra contra Irak?

J. Curtis Struble: Hay una oportunidad de que Irak pueda cumplir con las exigencias de desarme de las Naciones Unidas, pero hay pocas posibilidades.

SEMANA: ¿Se iría Bush a la guerra sin el respaldo de Naciones Unidas? ¿Solo?

J.C.S.: Considero muy improbable que Estados Unidos tenga que hacerlo solo pues ya hay varios países en el mundo que han indicado que harían parte de esta coalición. Pero lo que sí ha indicado el presidente es que después de 12 años por vías diplomáticas y 17 resoluciones de la ONU Estados Unidos no va a permitir que Saddam Hussein no respete la resolución 1441 de desarme. Y si se requiere que Estados Unidos actúe sin autorización del Consejo de Seguridad de la ONU va a hacerlo.

SEMANA: ¿Cómo piensa hacer Estados Unidos para lograr el máximo daño al régimen de Hussein y el mínimo daño a la gente?

J.C.S.: El Departamento de Defensa ya ha informado que hará lo posible para evitar bajas civiles. Por ejemplo, ha dicho que si durante la Guerra del Golfo el 90 por ciento de las bombas que se lanzaron eran regulares y sólo el 10 por ciento eran de precisión, ahora la proporción se va a invertir para atacar sólo los objetivos militares. También hemos hablado de los planes humanitarios de la posguerra, planes de salud y sociales que vamos a realizar inmediatamente después de la guerra. El presidente Bush también ha indicado, con razón, que la historia de la experiencia de la ONU en Irak demuestra que la salida de Saddam Hussein del poder debe ser parte de la solución. Mientras este señor, que ha atacado a sus vecinos, a su propia población, con armas químicas, siga allí, no habrá paz en la región.

SEMANA: Hay mucha preocupación de que si Estados Unidos desconoce al Consejo de Seguridad de la ONU se rompa el sistema de Naciones Unidas, que tanto trabajo le ha costado a la humanidad construir para evitar las guerras?

J.C.S.: Esa es una lógica que pone las cosas al revés. Es Estados Unidos el que exige que se respeten las resoluciones de las Naciones Unidas. Sorprendentemente países como Francia y Alemania están diciendo que se descarta la presión militar para exigir el cumplimiento de esas resoluciones. Entonces ¿quién está protegiendo el sistema internacional que tiene como su objetivo el mantener la paz mundial en contra de las amenazas de un dictador que no comparte los valores del mundo democrático? Se requiere la fuerza para parar este tipo de agresión.

SEMANA: Un editorial de un diario europeo de hace unos días decía que con cada bomba que arroje Estados Unidos en Irak está sembrando una semilla de odio que alimentará el fanatismo religioso y, por tanto, el terrorismo contra el mundo occidental. ¿No teme Estados Unidos que con su ataque a Irak se incentive más el terrorismo en lugar de aplacarlo?

J.C.S.: Por supuesto, estamos atentos a la posibilidad de que algunos grupos terroristas actúen en respuesta al ataque a Irak. Pero quiero aclarar dos cosas al respecto. El hecho de que Saddam Hussein tenga armas de destrucción masiva es una amenaza muy grave para el mundo. ¡Imagínese lo que hubiera sucedido si los secuestradores de los aviones del 11 de septiembre hubieran tenido armas químicas o biológicas! O que las Farc las hubiesen arrojado en el atentado al El Nogal. Tenemos que enfrentar muy decididamente esta amenaza. Segundo, no creo que el mundo árabe sienta mucha simpatía por Sadam Hussein. Los que están pensando hacer ataques terroristas contra Europa y Estados Unidos tienen motivaciones mucho más profundas que vengar a Hussein. Eso no quiere decir que van a aprovechar la guerra contra Irak como una excusa para sus atentados, pero no sería la semilla que produzca más terrorismo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.