Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2001/02/19 00:00

Y sigue tan campante

Y sigue tan campante

Cómo pasa el tiempo. Hace 10 años el presidente norteamericano George Bush padre lanzó la coalición militar más poderosa de la historia contra el iraquí Saddam Hussein en un episodio lleno de eufemismos. La “Madre de todas las batallas”, como la llamó Hussein, o la “Operación Tormenta del Desierto”, como la bautizaron los aliados, no fue más que un ejercicio de tiro al blanco para estos últimos. Y la victoria de la coalición no lo fue tanto, como lo demuestra que, un decenio más tarde, el iraquí sigue tan campante en su palacio de Bagdad. Como era de esperarse, quien pagó los platos rotos fue el pueblo iraquí.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.