Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/25/2011 12:00:00 AM

Sobre el asesino de Noruega: "Este señor pasó al terreno de la psicosis"

El médico siquiatra argentino Alejandro Bovino Maciel describió el perfil de Anders Behring Breivik, el autor de la masacre de Utoya, como un enfermo mental con "una mezcla de elementos ideológicos que suelen ser propios de las personalidades paranoicas".

La pregunta que recorre el mundo es: ¿cómo en una sociedad como la noruega una persona como Anders Behring Breivik, responsable de la masacre de Utoya, pudo hacer algo como esto?
 
Un país de éxito, dedicado incluso a diálogos políticos internacionales para resolver por medio de la negociación guerras fratricidas. Un país de diplomacia silenciosa, sin grandes aspavientos. Más preocupado de la paz que de la publicidad. Y sin embargo, hoy llora a 76 personas asesinadas en la isla (cifra que podría aumentar, según las autoridades).
 
Radio Nederland entrevistó al siquiatra argentino Alejandro Bovino Maciel quien hizo una descripción del perfil de Breivik. “Hay una mezcla de elementos ideológicos que suelen ser propios de las personalidades paranoicas”, dice intentando explicar el motor de sus acciones.
 
El especialista, quien ve con preocupación el hecho de que las ideas xenófobas tengan eco en Europa, recomienda a quienes rodean a personas aisladas socialmente o adscritas a “sectas extremistas” buscar ayuda terapéutica.
 
Radio Nederland: ¿Hay una explicación posible de esa tragedia?
 
A.B.: Por lo que sabemos, viene de un hogar bastante conflictivo con una separación de los padres a los 10 años que lo dejó desamparado, a merced de la madre, a quien define como una feminista. Él repudia varias actitudes de ella. Y después hay una mezcla de elementos ideológicos propios de una mente paranoica. Todos lo conocen como una persona aislada que vivía coleccionado armas, muy fanatizado en su ideología política.
 
La paranoia es producto de un mundo muy infantil. El mundo infantil es muy hostil. Cuando somos pequeños buscamos, o ser el centro de atención y que se nos obedezca incondicionalmente, o queremos destruir a quienes se consideran una amenaza, quienes no se someten a esa obediencia absoluta que nosotros estamos exigiendo.
 
Él (Breivik) se define como cristiano nacionalista. Tiene cara de simpático. Si uno viaja con él en un avión seguramente lo va a considerar interesante, hasta que comienza a manifestar esas ideas bastante exóticas de un fundamentalista. Se define como un cristiano nacionalista que defiende la pureza de la raza; todas las chifladuras de Hitler, pero mezcladas con ideas religiosas. Está vestido como un templario. Los caballeros templarios fueron soldados de las cruzadas, una de las ideas más infaustas e injustas que ha tenido la iglesia Católica, terrorífica, al punto que llevaba a niños a morir como perros en Oriente. Él se identifica con la necesidad de limpiar Europa de todos los elementos extraños, del Islam fundamentalmente y del marxismo. Lo ve como una fuerza nociva. Por eso el campamento que ataca es el de jóvenes socialistas. Detesta el multiculturalismo. Dice que es una locura que nos va a llegar a la extinción a los europeos. Y justifica su ataque como la única manera, atroz, pero la única que encuentra para llamar la atención sobre lo que llama la degradación racial de Europa. Sin embargo, me quedé helado ayer cuando uno de los entrevistados en Oslo dijo que este pensamiento no es tan extraño en Noruega, y aún más, que va en aumento.
 
R.N.: ¿En resumen, la obsesión por estas ideas es el motor?
 
A.B.: Es la locura. Cuando decimos obsesión, todavía estamos en el terreno de la neurosis. Usted y yo podemos tener neurosis. Podemos tener la idea de querer cambiar el mundo, pero no vamos a ejecutar acciones terroristas porque tenemos frenos. Este señor ya pasó al terreno de la psicosis. Muchos dicen que no hablen de enfermedad mental, ¿pero quién lo duda?
 
R.N.: ¿Esa ola, que usted menciona, ha contribuido más a agudizar la locura de este hombre?
 
A.B.: En un ambiente aislado pueden ocurrir esas cosas. En Estados Unidos, recordará, que ha habido casos de chicos que entraron en su colegio con ideologías neonazis y asesinaron a compañeros. Pero estas ideas están más encapsuladas porque no encuentran tanto eco social. Sin embargo en este caso, este muchacho estaba inscrito en el Partido de Derecha de Noruega. Pero lo expulsaron, parece, porque encontraron que sus ideas son extrañas. Es decir que si la derecha encontró extrañas las ideas, ¿hasta qué punto serán patológicas? ¿Hasta qué punto cualquier persona lo podrá percibir?
 
R.N.: No hay ningún atisbo de remordimiento por la muerte de esos muchachos…
 
A.B.: Es la teoría del mal menor; mal menor para evitar un mal mayor. ¿Cuál es el mal menor? Matar a todos estos estudiantes. ¿El mayor? Que Europa se islamice o se llene de inmigrantes. Y deje de ser Europa con la pureza de razas. Concepto que no existe. Es muy antiguo, pero desde el punto de vista genético se ha demostrado que no existan razas. Existen muchos tipos de personas que tienen la piel oscura, pero razas no existen. Entonces, no sé qué tipo de raza defiende. Porque dentro de Noruega hay rubios pero no todos comparten exactamente el biotipo genético. No existe nada puro porque el proceso de mestizaje ha sido excelente.
 
R.N.: ¿Hay algo qué hacer para evitar estas tragedias?
 
A.B.: Hay una diferencia entre la religión y la secta, la religión integra, pero la secta aísla al individuo de la sociedad y lo involucra en un grupo en el cual todos piensan lo mismo y sus acciones están en contra de la sociedad. Los que rodeamos a este tipo de personas y sabemos que vive solitario que es peligroso o que está adscrito a una secta que tiene ideas tan particulares y empieza a hablar de “soluciones”, tenemos que tratar de hacer algo por esa persona y si es nuestro amigo o pariente, solicitar un tipo de ayuda terapéutica. A él le hubiese venido bastante bien recibir ese tratamiento.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.