Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/23/2011 12:00:00 AM

Soldado estadounidense confiesa falsos positivos en Afganistán

El soldado confesó que tenía planeado asesinar ciudadanos afganos inocentes y colocar armas cerca de sus cadáveres para hacerlos pasar como milicianos.

Un soldado estadounidense se declaró culpable el miércoles del asesinato de tres civiles afganos indefensos, en un caso que ha planteado algunas de las denuncias penales más graves procedentes de la guerra en Afganistán.
 
El soldado Jeremy Morlock, de Wasilla, Alaska, admitió tres cargos de asesinato y de las acusaciones de asociación ilícita, obstrucción de la justicia y uso ilegal de drogas en la Base Conjunta Lewis-McChord al sur de Seattle.
 
Morlock enfrenta una sentencia máxima de 24 años de prisión.
 
Morlock es uno de cinco soldados de la Quinta Brigada Stryker acusados por la muerte de los tres afganos en la provincia de Kandahar.
 
Según una copia de su acuerdo de culpabilidad, Morlock admitió haber tenido un papel de liderato en el complot para matar deliberadamente a los civiles en enero, febrero y marzo del año pasado, aun cuando no representaban ninguna amenaza legítima.
 
Cuando un juez militar le preguntó si el plan era disparar para asustarlos o disparar para matar, Morlock respondió: "El plan era matar gente".
 
Morlock enfrentó una corte marcial, algo que su abogado Geoffrey Nathan consideró una ventaja. "El primero (de los cinco) recibe el mejor acuerdo", comentó el abogado por teléfono el martes, y señaló que aun si recibe la sentencia máxima, el condenado no pasaría más de ocho años antes de ser elegible para la libertad condicional.
 
Según el acuerdo, Morlock también aceptó atestiguar contra sus coacusados.
 
Morlock dijo al juez, teniente coronel Kwasi Hawks, que él y sus coacusados empezaron a complotarse para asesinar afganos inermes a fines del 2009, varias semanas antes de concretar la primera matanza. Para hacerlas parecer justificadas, los soldados planeaban colocar armas cerca de los cadáveres de las víctimas, agregó.
 
"¿Acaso todos sabían que 'vamos a matar gente completamente inocente'?", preguntó el juez.
 
"Por lo general sí, señor, todos lo sabían", respondió Morlock.
 
Morlock afirmó que el complot fue dirigido por el sargento Calvin Gibbs, de Billings, Montana, uno de los coacusados. Gibbs asegura que las muertes eran legítimas.
 
Esta semana, la organización noticiosa alemana Der Spiegel publicó tres fotos en las que se veía a Morlock y otros soldados posando junto a afganos muertos. En una de ellas, Morlock hace una mueca mientras levanta en vilo la cabeza de un cadáver jalándolo de los cabellos.
 
Después de la matanza de enero, el soldado Adam Winfield de Cape Coral, Florida, envió mensajes por Facebook a sus padres diciendo que otros soldados compañeros suyos habían asesinado a un civil y planeaban matar a otros. Winfield dijo que sus colegas le advirtieron que no lo dijera a nadie.
 
El padre de Winfield alertó a un sargento en Lewis-McChord, al sur de Seattle, pero no se tomó ninguna acción hasta mayo, cuando un testigo en una investigación sobre drogas en la unidad reportó las muertes.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.