Sábado, 20 de diciembre de 2014

| 2013/02/12 00:00

Soldado que mató a Bin Laden, sin médico ni empleo

Pese a que EE.UU. daba 25 millones de dólares por el terrorista, quien le disparó hoy aguanta hambre

Escena de la película 'La noche más larga', lamada en inglés 'Kill Bin Laden'. Foto: Zero Dark Thirty, LLC

Uno, dos, tres disparos suyos y el silencio. En apenas un instante un soldado acababa de protagonizar una de las acciones militares más trascendentales de los últimos diez años. A pesar de su heroísmo, el mismo hombre hoy malvive en su forzado anonimato.

En efecto, el soldado de las fuerzas especiales que mató a Osama Bin Laden  dejó el ejército de Estados Unidos el pasado septiembre y ahora lucha por sobrevivir. No tiene seguro médico público y no sabe quién le pagará la pensión. En una entrevista concedida a la revista norteamericana Esquire cuenta su dramática historia.

¿Cómo se conoció su relato? Un reportero se hizo amigo suyo y consiguió que aceptara contarlo todo con una única condición: mantener el secreto de su identidad. El artículo arranca con la frase: “El hombre que disparó y mató a Osama Bin Laden se sentaba en una silla de mimbre en mi patio trasero, preguntándose cómo iba a alimentar a su mujer y a sus hijos o pagar por sus cuidados médicos".

Según cuenta el diario El Mundo de Madrid, el militar, al que la revista estadounidense sólo identifica como ‘The Shooter’ (‘El Tirador’), entró en la Marina de Estados Unidos con 19 años y asegura que acabó en la oficina de reclutamiento sólo para recuperarse de un desengaño amoroso. “Al Qaeda está descabezada porque me rompieron el corazón”, ironiza él. El asesino de Bin Laden decidió retirarse del ejército en septiembre del año pasado y aún sufre las dificultades de volver a la vida normal.

El diario El País, también de España, cuenta que los Navy Seal -grupo élite de la Armada, encargado de operaciones especiales- viven bajo un grueso manto de secretismo. Sus identidades son anónimas y en caso de violar ese acuerdo pueden pagarlo con la cárcel.

A los 23 hombres que la noche del primero de mayo de 2011 volaron al interior de Pakistán para cazar al terrorista más peligros de la era moderna se les ordenó que al día siguiente olvidaran lo sucedido e hicieran como que no había pasado nada.

De esos 23 Navy Seal, uno de ellos descerrajó tres tiros en la frente al líder de Al Qaeda, al enemigo público número uno de EE.UU. Pero su identidad es secreta y por seguridad lo mejor sería que accediera a un programa de protección de testigos. El único problema es que tal programa no existe en el Departamento de Defensa.

Tan anónimo es el hombre que mató a Bin Laden que puede que su próximo trabajo sea conducir un camión de reparto de cerveza en Milwaukee. Eso es lo que le ofreció el Ejército cuando decidió dejar atrás 16 años de pertenencia a la Marina, compuestos por 12 despliegues en el exterior y más de 30 enemigos abatidos.

'El Tirador' recuerda de esa noche histórica que mientras veía cómo agonizaba no sabía si aquello era lo mejor o lo peor que le había hecho en su vida. “Esto es real y este es él”. El fin de semana anterior a su despliegue para la misión, El Tirador se compró unas caras gafas de sol (350 dólares) y asegura que se sintió culpable porque compró regalos para sus hijos -de quienes se despidió pensando que no los volvería a ver- mucho menos caros.

El autor de reportaje dice que el hombre que mató a Bin Laden tiene el cuerpo lleno de cicatrices por haber servido a su país, que sufre de artritis, tendinitis y tiene las vértebras dislocadas debería recibir algo a cambio, más que una oferta para repartir cerveza.

Lo insólito de esta situación es que el Gobierno de Estados Unidos puso precio a la cabeza de Bin Laden y ofreció 25 millones de dólares que nadie ha cobrado. Mientras que el hombre que entró a su guarida y disparó una, dos, tres veces hoy está sin seguro médico y desempleado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×