Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/10/21 20:11

La tragedia colombiana que unió a la comunidad hispana en Australia

La extraña muerte de una pareja de colombianos junto a sus hijos y su mascota en Australia, terminó por solidarizar a los latinos. El impacto que sigue causando esta historia se siente en las calles de Sidney.

Los medios australianos han saturado sus páginas con hipótesis sobre la muerte de esta familia colombiana. Foto: Facebook

Eran las 11:20 a.m. del lunes 17 de octubre. Un grupo de policías locales rodeaba la casa 68 de la Sir Thomas Mitchell Drive, en el barrio Davison al norte de Sydney. En su interior había cuatro cuerpos humanos sin signos vitales; sin traumas, ni maltrato alguno. Para muchos una escena narrada en un libro de Truman Capote. Eran los miembros de la familia Manrique – Lutz que hacía unas cuantas horas habían muerto. Un momento difícil de explicar a primera vista.

“Es una de las pocas veces en las que una unidad especial de investigación no busca un culpable, sino las razones que han desatado esta tragedia. Aún faltan varios meses para poder sacar conclusiones de lo que pudo haber ocurrido”, dice  Verónica Millar, la oficial chilena encargada de la seguridad y bienestar de los estudiantes internacionales en el Estado de Nueva Gales del Sur. La oficial Millar también ha ratificado el hermetismo con la que los detectives de la Comisaría Local manejarán la situación hasta esclarecer con pruebas suficientes lo que realmente pasó.

Le sugerimos: Tragedia: encuentran muerta a una familia de colombianos en su casa en Australia

Que ese lunes María Claudia Lutz no llegara a hacer su trabajo voluntario en la cafetería de la Escuela Saint Lucy, además que sus hijos Eliza y Martín de 10 y 11 años respectivamente no llegaran aferrados a las manos de su madre, como solían hacerlo cada mañana; despertó en algunas personas de la institución una fuerte sospecha que algo no andaba bien. 

Fernando Manrique era el esposo de María Claudia; juntos llegaron en 2005 a la tierra de los kanguros en busca de un nuevo futuro. Para finales de ese año, 5.002 colombianos residían allí, según datos oficiales del Departamento Nacional de Estadísticas DANE.  Con los años el jardín de la casa 68 en la Sir Thomas Mitchell Drive fue tiñéndose de un verde parecido al de los ojos de Martín y Eliza, quienes crecieron con autismo severo, y a quienes los vecinos recuerdan muy apegados al cariño de su madre; casi siempre acompañados de su perro raza bullmastiff, que también moriría junto a ellos. 

La teoría del movimiento deliberado

Martes 18 – viernes 20 de octubre. Con los días los medios de comunicación locales comenzaron a lanzar una serie de hipótesis; algunas basadas en pruebas policiales como el catalogado “movimiento deliberado” en el sistema de gas, en el que hallaron monóxido de carbono que se filtró en toda la casa. A esta se le unió la declaración de algunos vecinos que vieron a Fernando Manrique haciendo algunos trabajos en el techo de su casa el fin de semana, pero que tampoco confirman que él haya hecho estas modificaciones en los conductos según el grupo policial.

Australia es un país que ostenta una especie de “statu-quo” social, en el que hay una brecha más estrecha en la desigualdad comparada con muchos otros lugares del globo. Pero esto no siempre es un buen augurio para quienes llegan como inmigrantes al país oceánico; ya que el choque social, el racismo, la dinámica en el vivir diario y otros tantos factores hacen que las personas caigan en depresión o en estados psicológicos que requieren tratamiento.

“Existen redes gratuitas de multiculturalidad con trabajadores sociales, psicólogos y personal disponible para ayudar a las personas inmigrantes a solucionar problemas de integración social y familiar”, en palabras de Soraya Caidedo, la colombiana que es la directora de los programas en español de la cadena radial SBS. Soraya decidió a mitad de semana dejar de difundir más información acerca de esta tragedia; ya que para ella la información noticiosa ya se había dado, ahora el trabajo era llegar a la comunidad hispana de una manera preventiva para que hechos como el de la familia Manrrique- Lutz no se volvieran a presentar.

El país oceánico tiene una tasa de mortalidad del 6,4%. La cifra de suicidios la lideran los hombres mayores de 65 años con un 75%. A principios de este año se presentó una ola de suicidios en las comunidades aborígenes; hecho considerado como una crisis humanitaria dentro del territorio australiano.  

Algunos medios de comunicación han asegurado que en este hogar colombiano habían solicitado el libro “The Pacefull Pill Handbook”, un texto que, en algunos apartes, versa sobre diferentes técnicas de eutanasia. El polémico libro fue escrito por los doctores australianos Philip Nitschke y Fiona Stewart. Su venta fue prohibida en 2009 dentro del territorio australiano. La única manera de conseguirlo es comprándolo por Internet. Sin embargo, Nitschke contrastó su base de datos y encontró que el libro nunca fue solicitado por el padre o la madre. Ésta ha sido la última pista que se ha dado a conocer de la muerte de la familia, una en la que muchos periódicos han aprovechado para rellenar más minutos de la cuenta en sus páginas, en un país en el que a veces pareciera que nada ocurre.

Más flores para la primavera

Miércoles 19 de octubre. Dos días después, 34 ramos florales reposaban contra el portón cerrado de la casa de Fernando, María Claudia, Eliza, Martín y el pequeño perro bullmastiff. Sólo cuatro tenían rosas en su interior. Los restantes eran una mezcla de colores que contrastaban con el cielo manchado del atardecer de la cuarta semana de primavera en Sydney. Vecinos, allegados, conocidos y hasta los mismos curiosos se encargaron de adornar la entrada de la morada en la que todas las mañanas entraban cuatro o cinco detectives que luego se envolvían en un traje blanco, con unas máscaras que les tapaba el rostro; se les veía caminar por los pasillos externos; entraban, salían, se montaban en carros con sellos gubernamentales y volvían a ingresar.

Eucaristías han sido anunciadas toda la semana, la principal se llevará a cabo en la iglesia Saint Mary, en el suburbio de Woloomooloo el domingo 23 de octubre. En las redes sociales se ha difundido la información en todas las comunidades hispano hablantes; se espera un gran número de personas a las 10:30 de la mañana (hora de Sidney). La misa en español es el momento elegido para despedir las almas de la familia Manrrique- Lutz.

Semana.com intentó respetuosamente contactar a la familia de Fernando y María Claudia para darle el contexto suficiente a esta entrega; pero ninguno de los miembros quiso decir algo al respecto. El consulado colombiano, la trabajadora social de la familia y los más allegados han mantenido un discreto silencio en memoria de los fallecidos. Un grupo de forenses especializados siguen trabajando en el caso.

En el tren, las construcciones, en la esquina, la ciudad, allí, allá; no se deja de mencionar la tragedia, una que sigue encabezando los titulares noticiosos y una que ha prendido una especie de alarma dentro de la comunidad inmigrante en Australia. Los grupos de trabajo social y psicológico han comenzado a sonar más de lo normal; mientras los hispanos se solidarizan en medio del estupor.

*Periodista residente en Australia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.